SE CELEBRA ESTE SÁBADO

El coro de la Capilla de San Jorge ultima los ensayos a falta de dos días para la boda del príncipe Harry y Meghan

Faltan dos días y todo tiene que estar listo para la boda del príncipe Harry y Meghan Markle. Se supervisan las flores que saldrán de los jardines reales, se engalanan las calles y se refuerza la seguridad. Se espera que 100 mil personas se agolpen a las puertas del Castillo de Windsor.

Publicidad

La fecha, el lugar, la música, las flores, la tarta... Sin prisa, pero sin pausa, así es como la Casa Real británica ha desvelado durante los últimos cinco meses detalles de la boda del príncipe Enrique y Meghan Markle, el acontecimiento más esperado del año para el que apenas quedan 48 horas.

Tras meses de especulaciones y 'chismorreos', el pasado 27 de noviembre, la pareja anunció su compromiso a bombo y platillo, a las puertas del palacio de Kensington. "Dulce, natural, romántica y sorprendente", así es como ese día describió la exactriz ante las cámaras de la cadena BBC la proposición de matrimonio que le hizo el príncipe Enrique cuando estaban "asando un pollo".

El benjamín de Diana de Gales y del heredero al trono británico, el príncipe Carlos, se puso de rodillas y entregó a su novia un anillo diseñado por él mismo con un gran diamante central procedente de Botswana, donde la pareja pasó sus primeras vacaciones al poco de conocerse y el destino que se especula podrían estar barajando para pasar su luna de miel.

Además, el anillo está coronado por dos diamantes de menor tamaño que pertenecieron a Diana, cuyos tres hermanos estarán presentes en la ceremonia. Se supervisan las flores que saldrán de los jardines reales, se engalanan las calles y se refuerza la seguridad. Se espera que 100.000 personas se agolpen a las puertas del Castillo de Windsor.

Publicidad