El expresidente de la Generalitat Eduardo Zaplana ha reiterado este lunes su inocencia, ha insistido en que jamás ha participado en ninguna adjudicación fraudulenta y ha asegurado que espera tener pronto la oportunidad de declarar sobre su imputación en el denominado caso Erial.

Zaplana ha atendido brevemente a los periodistas tras acudir por segundo lunes consecutivo a firmar en el juzgado de guardia de Valencia, desde su puesta en libertad provisional el 7 de febrero tras pasar ocho meses de prisión preventiva en la cárcel de Picassent, aunque desde el 18 de diciembre estaba ingresado en el Hospital la Fe para seguimiento de la leucemia que sufre.

En el caso Erial se investiga el presunto cobro de comisiones derivadas de la concesión de las Inspecciones Técnicas de Vehículos (ITV) realizadas en 1997 durante la gestión de Eduardo Zaplana al frente de la Generalitat, y del Plan Eólico de la Comunitat Valenciana, puesto en marcha en 2003. Sobre su estado de salud, Zaplana ha dicho a los periodistas que es un tema personal y no ha querido dar detalles.