Publicidad

"Tomé decisiones pensando en lo mejor para mi país, no para mi Gobierno"

El expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asegurado en Espejo Público que su intención al escribir su libro 'El dilema, 600 días de vértigo" era dar una explicación de las decisiones que tomó y los errores que cometió. "Tenía la necesidad de volcar mis vivencias y sentimientos por las consecuencias de la crisis de las que me he sentido directamente responsable", dijo el expresidente, que llamó la atención sobre la importancia de que los políticos hagan "más autocrítica y menos crítica de los demás".

El ex-jefe del Ejecutivo señaló que el momento más complicado que vivió en el Parlamento fue la votación de las reformas de 2010 porque "si no se hubiera aprobado, España estaría en la lista de países rescatados". Además recordó que ese día fue cuando Felipe González le transmitió mayor apoyo a su liderazgo en el PSOE.

Preguntado por su retraso en reconocer que España había entrado en crisis, lo que muchos creen que fue uno de sus grandes fallos, Zapatero se justificó al decir que se trató de un error de apreciación e incidió en que en ese momento tenía "los mismos datos que cualquier analista". "Nadie podría pronosticar que en octubre íbamos a tener la quiebra de Lehman Brothers y la mayor caída del sector financiero", explicó.

"Sin las reformas que hicimos en 2010, España ya estaría rescatada"

La visión de la crisis de Zapatero coincidirá en las librerías con las memorias de sus antecesores, José María Aznar y Felipe González. El exlíder socialista ha explicado que cree que el papel de un expresidente debe ser ayudar a "que las cosas en España mejoren".

"Desde antes de dejar la presidencia del Gobierno dije cómo iba a ser en mi papel de expresidente. No saldrá de mí una palabra que pueda hacer dudar de mi confianza en el futuro", dando a entender así que es más leal callarse que criticar.

Entrevista a Zapatero en Espejo Público 1

Zapatero recordó que se comprometió a no criticar a Rajoy, aunque sí reconoce que ha tenido "momentos de contienda con él". Sobre Aznar señaló: "Es con quien más he tenido que contenerme (...). Poner siempre el elemento de conflicto entre los responsables políticos no es bueno"

La reciente polémica con el exministro de Economía, Pedro Solbes, era también pregunta obligada, pero el expresidente se ha limitado a decir, como ya hiciera en la presentación de sus memorias, que nunca ha criticado a ninguno de sus colaboradores: "Solbes tiene una memoria muy distinta a la mía, pero yo siempre he creído que ha estado acompañado".

Sobre Aznar: "Es con quien más me he contenido. Crear división entre los políticos no es bueno"

El expresidente quiso recalcar que una de sus prioridades ha sido tratar de ser lo más humilde posible: "Nada me resulta más insoportable que la soberbia y el sentido de superioridad".

Respecto a la salida de la crisis, Zapatero apuntó que la clave será la política monetaria que adopte el BCE: "Cuando la crisis es de una moneda común, el tiempo de recuperación dependerá de los responsables de la liquidez" e insistió en que el buen rumbo de Alemania beneficia a todos porque "potenciará el nivel de nuestras exportaciones".