Educación

Campaña de apoyo en redes sociales a la familia de Canet de Mar acosada por exigir clases en castellano para su hijo

La familia denuncia el linchamiento que está sufriendo y en consecuencia se ha levantado un movimiento en redes sociales llamado #Yoapoyoalafamilia con el que se busca auxiliar y sostener su postura de solicitar que las clases en la escuela de Canet de Mar se den en español

‘#Yoapoyoalafamilia’, el movimiento en Twitter que pide devolver el español a las escuelas de Canet

EFE ‘#Yoapoyoalafamilia’, el movimiento en Twitter que pide devolver el español a las escuelas de Canet

Publicidad

Lo que comenzó como una petición por parte de una familia se ha convertido en todo un movimiento en redes sociales. La causa: la falta de clases en español en un colegio de Canet del Mar, en Barcelona. Lo que probablemente el padre que suscitó esta polémica no imaginó es en lo que se convertiría después: un asunto de conflicto entre Gobierno estatal y el Govern.

De hecho, el padre del alumno de la escuela Turó del Grac, en Canet de Mar, logró que el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) fijase el 25% del horario lectivo en español en esta clase, pese a que en realidad solicitó el 50%. No obstante, el juez determinó como medida cautelar el 25% el pasado 22 de noviembre.

Una decisión que más que apagar los fuegos entre ambas partes ha terminado por suscitar en las últimas horas un movimiento en redes sociales titulado bajo el hashtag #Yoapoyoalafamilia, donde los simpatizantes de la familia que originó esta reivindicación continúan el legado solicitando que se den clases en español en las escuelas catalanas.

Movimiento en redes sociales

"Yo soy el padre del niño que ha pedido clases en español para mi hijo de cinco años", han escrito numerosas cuentas de Twitter en las últimas horas en apoyo a la familia, provocando una multitud de reacciones entre personas pro catalán en las aulas y los pro español.

También en el seno del propio colegio, donde padres de otros alumnos criticaron la imposición judicial considerando que ellos no querían participar de este cambio en el sistema lingüístico empleado en Turó del Grac, en Canet de Mar.

Por eso mismo la dirección del centro comunicó al tribunal y posteriormente a los padres que durante tres tardes a la semana habría clases en español. Algo que no gustó a muchos padres del centro, que hicieron patentes sus quejas a través de las redes sociales y alegaron que las medidas impuestas "replanteaban el modelo de escuela catalana con el proyecto de inmersión lingüística".

De ahí que para el próximo viernes haya convocada una manifestación por plataformas independentistas con el fin de protestar ante esta resolución. Una situación que en el lado inverso se ha sentido como un acoso y temen que su identidad sea revelada en cualquier momento.

Por eso, los simpatizantes de la solicitud de la familia han decidido comenzar este movimiento a través de las redes sociales que ya suma cientos de tuits. "Hay que ser muy miserable para acosar a un niño de cinco años por querer estudiar en el idioma de su país", critica un usuario de Twitter al tiempo que otro considera que "tiene huevos" y que "debemos ayudar a familias que estando en España no pueden estudiar en el idioma oficial".

Margarita Robles denuncia "cualquier mensaje de odio"

Esta situación ha provocado también reacciones políticas. La primera, del Govern, que ha mostrado en las últimas horas su repulsa a la violencia que está recibiendo la familia, pero también ha destacado su apoyo a aquellas familias que desean seguir con las clases en catalán.

"Creemos que es una vulneración flagrante de la mayoría de las familias y alumnos del centro porque que un solo alumno obligue a cambiar la lengua al resto es sorprendente", ha manifestado la portavoz de la Generalitat, Patricia Plaja. Unas palabras que para Ana Losada, de la Asamblea Escuela Bilingüe de Cataluña, ejemplifican que "no hay democracia y se demuestra en estas cosas", considerando que "los padres no pueden siquiera pedir sus derechos".

En el lado contrario, la ministra de Defensa, Margarita Robles, que ha denunciado el linchamiento “sea contra quien sea”. Y más "si es un niño hay que condenar cualquier mensaje de odio sobre el que el gobierno catalán ha dicho que la discriminación es hacia el resto de los niños". Por eso Robles ha insistido en que, independientemente del pensamiento, lo que hay que condenar es "cualquier mensaje de odio".

Publicidad