Un yihadista que, presuntamente, iba a atentar en Sevilla ha sido detenido en Marruecos, además la Policía Nacional ha registrado su domicilio de la ciudad hispalense. La Policía Nacional y los servicios de información españoles y marroquíes han desarrollado una operación antiterrorista, dirigida por el Juzgado Central de Instrucción Número 4 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Con motivo de la Semana Santa, el Ministerio del Interior acordó la pasada semana el reforzamiento de los dispositivos de seguridad y de las capacidades de información, de control y de seguimiento antiterrorista por parte de los Cuerpos de Seguridad del Estado, así como del resto de los cuerpos policiales. Además, se están desarrollando dispositivos específicos en cada una de las ciudades españolas para garantizar la seguridad ciudadana y el normal desarrollo de estos actos.

Se ha reforzado, sobre todo, los espacios y medios de transporte, acontecimientos religiosos, de ocio o lúdicos con alta afluencia de personas y en aquellos lugares estratégicos que son imprescindibles para el normal funcionamiento de la actividad ciudadana.

En dicho inmueble, los agentes han localizado "documentación y equipos informáticos que van a ser analizados", según fuentes del Ministerio de Interior.

Las mismas fuentes han indicado a Europa Press que el registro ha sido saldado sin la localización de armas en la vivienda, siempre en el marco de esta operación antiterrorista desplegada por la Policía Nacional y los servicios de información españoles y marroquíes, merced a las instrucciones del Juzgado Central de Instrucción Número cuatro y la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Incluido en ese refuerzo de la seguridad, el Ministerio del Interior puso en marcha el pasado 12 de abril un amplio dispositivo de Policía Nacional y Guardia Civil en coordinación con policías autonómicas y locales en toda España.