Caso Samuel Luiz

Vox se querella contra Monedero por vincular al partido de Santi Abascal con el asesinado de Samuel Luiz

La formación de extrema derecha advierte que no tolerará ninguna campaña contra el partido en relación a este suceso

Vox se querella contra Monedero por vincular al partido de Santi Abascal con el asesinado de Samuel Luiz

Publicidad

Vox ha presentado este viernes en el Juzgado de Instrucción una querella contra el fundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, por vincular a la formación con el asesinato de Samuel Luiz, el joven apaleado hasta la muerte el pasado 3 de julio en La Coruña.

Sólo un días después del crimen, Monedero escribió en Twitter: "A ver si alguien me explica a qué Dios le rezan los de VOX, y los que les secundan cuando asesinan a alguien por su odio a los homosexuales. Piensa Almeida, que si hubieras colgado la bandera LGTBI en el ayuntamiento, el asesinato de Samuel habría sido un poco más difícil".

En una nota de prensa, Vox explica que las declaraciones de Monedero (por las que ya se enzarzó en Twitter con el alcalde de Madrid, Martínez-Almeida) se hicieron "cuando los juzgados que investigaban el asesinato habían decretado secreto de sumario, y sin que hubiera el más mínimo indicio sobre la autoría de los hechos".

Calumnias, injurias y odio

El partido de Santiago Abascal sostiene que Monedero podría haber incurrido, con sus comentarios, en los delitos de calumnias -"por imputar un hecho delictivo falsamente"-; injurias -"por lesionar la dignidad y menoscabar la imagen pública de la tercera fuerza política de España"-; y de odio -"por generar hostilidad y discriminación contra esta formación política"-.

El pasado 5 de julio, el portavoz del Comité de Acción Política, Jorge Buxadé, del partido anunció en rueda de prensa que Vox emprendería medidas legales contra Monedero.

En su intervención, Buxadé acusó a la "izquierda" de utilizar la muerte de Samuel para lanzar en redes sociales una campaña "infame y asquerosa" de "demonización y deshumanización" de Vox, sin esperar siquiera a saber cómo sucedieron los hechos, ni a escuchar al padre de la víctima, quien dijo que "no quería banderas ni eslóganes" en el funeral por su hijo.

Publicidad