Vox ha impedido con sus cuatro votos en contra la investidura del candidato del Partido Popular a la presidencia del Gobierno de Murcia, Fernando López Miras, que ha sumado los 16 apoyos de su grupo y los seis de Ciudadanos.

La formación de extrema derecha ha justificado su voto en contra por la negativa a firmar un pacto a tres de Ciudadanos, que esta mañana se ha sentado por primera vez con PP y Vox en una reunión de más de cuatro horas. Esta ha sido la segunda votación fallida de investidura del presidente murciano en funciones y candidato del PP, que en el primer pleno del martes requería de mayoría absoluta (23 votos) y que esta tarde solo hubiera necesitado una mayoría simple, para la que bastaba la abstención de Vox.

Sumado al "no" de PSOE y Podemos, el voto en contra del partido liderado por Santiago Abascal, que rompió la negociación iniciada a primera hora de este jueves con la participación del secretario general del PP, Teodoro García, obliga ahora a que el presidente de la Asamblea Regional, Alberto Castillo, de Cs, abra una nueva ronda de consultas con los portavoces parlamentarios para otro debate de investidura. Según el Estatuto de Autonomía, hay dos meses de plazo desde la primera votación (2 de julio) para que tengan lugar nuevos intentos de elección del jefe del Ejecutivo, transcurrido el cual el presidente del legislativo deberá disolver la Cámara y convocar elecciones.

Este resultado es el primero de los procesos de votación que se van a encadenar en las próximas semanas, en primer lugar, en la Asamblea de Madrid, donde el PP requiere del voto favorable de Cs y Vox para su investidura. El portavoz de Vox, Juan José Liarte, ha adelantado durante su turno de palabra el voto negativo de su partido, del que culpa directamente a la dirección nacional de Ciudadanos.

Los diputados murcianos del partido naranja, ha dicho Liarte, han demostrado esta mañana "estar muy por encima de las capacidades técnicas y políticas" de la dirección de su partido y "han estado a la altura" de las circunstancias al sentarse en una mesa a tres en las que el acuerdo entre sus programas "ha llegado al 95 %". Por eso, ha subrayado, "el obstáculo que nos encontramos, nos lo encontramos en el eje París-Madrid, en la dirección nacional". Minutos antes, el candidato a la presidencia, Fernando López Miras, apelaba a la responsabilidad de los de Santiago Abascal porque "solo a través del acuerdo" podrán cumplir con el proyecto político "más razonable, más conveniente".

A cambio de su apoyo en la investidura, ha ofrecido a los ultraconservadores "respeto" para sus propuestas y votantes y "compromiso firme" de cumplirlas porque todas ellas son, ha dicho, "legales, constitucionales, ninguna supone la eliminación y reducción de derechos y libertades individuales y son bastante razonables". "Mi compromiso es compatibilizar perfectamente sus propuestas con los compromisos que adquirí con Ciudadanos", ha insistido, para asegurar que no "defraudará" ni a los votantes de Vox ni al resto de murcianos.

"Aquí no termina ninguna negociación, aquí empiezan todas", ha argumentado, y ha agregado que les abre las puertas y tiende las manos para una "legislatura de negociación constante". Por su parte, la líder de Cs, Isabel Franco, ha asegurado que los acuerdos que el PP ha alcanzado con otros partidos "no son obstáculo" para mantener su voto favorable, por lo que es "imposible comprender que Vox" se haya convertido en "aliado del sanchismo y de la extrema izquierda".

Según fuentes del Parlamento, la intención de la presidencia de la Asamblea es consultar a los grupos el 15 de julio y que la Junta de Portavoces decida la fecha del segundo pleno un día después, previendo que se celebre el primer debate sobre el 20 de julio.