Marruecos

Ver a Cristiano Ronaldo o ir de excursión, el engaño a los menores marroquíes para cruzar la frontera a España

Los menores que han cruzado la frontera de Marruecos a España cuentan que muchos fueron engañados y que al salir del colegio les esperaba un autobús para "llevarlos de excursión" o ir a ver "un partido de Cristiano Ronaldo", muchos han decidido volver de forma voluntaria.

En resumen

Publicidad

La tensión en la playa de El Tarajal, en Ceuta, ya es más calmada, aunque ahora los problemas se han trasladado al otro lado de la frontera, a Castillejos, en Marruecos. Allí ha protestado durante toda la noche y a lo largo de esta mañana muchos de los que habían cruzado a nado a España y fueron devueltos. Ellos aseguran que se sienten engañados por las autoridades marroquíes.

La policía marroquí persigue a varias personas para impedir que se acerquen a la frontera española. Los jóvenes tiran piedras a los agentes de seguridad, logrando que la policía de marcha atrás.

Durante la noche han quemado la moto de un agente, han destrozado señales y han creado barricadas ante los disturbios. Esto sucede en el mismo lugar en el que días antes, en plena crisis migratoria en Ceuta, la policía de Marruecos animaba a los ciudadanos marroquíes a lanzarse al agua para cruzar la frontera a nado o les abría directamente la puerta.

Muchos la cruzaron dejándose llevar por los amigos, otros aseguran que fueron engañados y que al salir del colegio, en la puerta, les esperaba un autobús diciendo que iban de excursión o que iban a España a ver un partido de fútbol en el que jugaba Cristiano Ronaldo.

Karim Prim, residente en Ceuta, cuenta que "muchos padres denuncian la desaparición de sus hijos y solicitan que sean repatriados".

Estas promesas provocaron que se corriera la voz y algunos han andado durante días para llegar a la frontera de Marruecos, aunque se han encontrado cerrada. La mayoría de jóvenes y adolescentes comparten el enfado que siente al ser engañados y algunos deciden volver a casa de forma voluntaria, aunque hay quieres se niegan a volver.

Publicidad