El exconseller de Presidencia de la Generalitat Jordi Turull ha asegurado este martes ante el Tribunal Supremo que "no se gastó ni un euro en el referéndum" del 1 de octubre de 2017, declarado ilegal por el Tribunal Constitucional. Lo ha hecho en la cuarta jornada del juicio del 'procés', que celebra el Tribunal Supremo, en la que ha comenzado a declarar Turull, que se enfrenta a una petición fiscal de 16 años de cárcel por un delito de rebelión agravado con malversación.

"Cuando llega sentencia del Constitucional el 5 de julio yo no era conseller. Yo lo que se es que a partir del 14 de julio, cuando yo entro -pero por lo que me informado también antes- no se gastó ni un euro en el referéndum", ha señalado.

En relación a la intervención de las cuentas de la Generalitat antes del 1-O, Turull ha dicho que llegó a ser "absolutamente surrealista" y "de no confianza a los servidores públicos que evidentemente no habrían dejado gastar dinero publico". En tono irónico, el exconseller de Puigdemont ha asegurado que "la Generalitat no funciona con papel carbón desde hace años", sino a través de la firma electrónica y es "imposible" autorizar ninguna partida sin haber pasado antes "por los trámites de fiscalización"

La declaración de Jordi Turull en el juicio del 'procés' independentista que se ha reanudado este martes en el Tribunal Supremo se ha iniciado con un 'encontronazo' con el presidente del tribunal, Manuel Marchena, que ha interrumpido sus manifestaciones para advertirle de que no debe aprovechar su turno de respuestas para hacer juicios de valor.

Lo ha hecho después de que el exmandatario acusara al fiscal Jaime Moreno de faltar al respeto a los ciudadanos de Cataluña con su escrito de acusación. "Los ciudadanos de Cataluña no son ovejas, no son gente militarizada que les dices ve aquí y lo hacen, sea independentista o de extrema derecha, de extrema izquierda, de centro, de derecha o de izquierda, sino que tiene criterio", ha afirmado Turull.

Estas expresiones las ha vertido en respuesta a una pregunta del fiscal Moreno sobre el contenido de la denominada "hoja de ruta unitaria del proceso soberanista catalán" del 30 de marzo de 2015, que fue firmada por CDC-Reagrupament; ERC; ANC; Òmnium Cultural, y la AMI, y que preveía que si en las elecciones se imponen las fuerzas partidarias de la independencia el proceso de transición nacional dure un máximo de 18 meses.

Tras responder que se debía preguntar sobre los firmantes de ese documento a su compañero en el Govern Josep Rull, que fue quien lo firmó en nombre de Junts Pel Sí, Turull ha acusado al fiscal de "faltar al respeto" a los ciudadanos de Cataluña.

"Estamos en el siglo XXI y se habla de la gente desconociendo lo que es Cataluña y el movimiento independentista, que es de abajo hacia arriba, y luego hay partidos políticos y entidades que tratan de darle una salida política pacífica, democrática como no puede ser de otra manera, pero política", ha afirmado el exconsejero y ex candidato fallido a presidir la Generalitat

Seguidamente, Turull ha criticado el escrito de acusación de la Fiscalía, que a su juicio señala que "un día cae sobre la mesa un libro blanco, y esto no se aguanta por ninguna parte", momento en el que ha sido interrumpido por el presidente del Tribunal, que le ha recordado que tiene derecho a contestar lo que quiera si bien "no es correcto" que aproveche una pregunta para hacer alegaciones que más parecen un alegato de "ultima palabra". "De otro modo el interrogatorio se nos irá de las manos", ha añadido Marchena.