El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha admitido a trámite la querella de la Fiscalía contra el presidente de la Generalitat, Quim Torra, por presunta desobediencia al no acatar la orden de la Junta Electoral Central (JEC) de retirar los lazos amarillos y las 'esteladas' de los edificios públicos.

La presidencia de la Generalitat mantuvo en el balcón de la fachada la pancarta reclamando la libertad de los "presos políticos", después la sustituyó por otra en la que solo faltaba el lazo amarillo, pero se seguía hablando de los presos. Al final colocó una reclamando libertad de expresión.

La Sala de lo Civil y Penal declara su competencia para conocer de la querella presentada por la Fiscalía Superior de Cataluña y designa instructor del procedimiento al magistrado Carlos Ramos. El tribunal recuerda que, en su querella, el fiscal superior de Catalunya, Francisco Bañeres, acusó a Torra de un presunto "delito de desobediencia a resoluciones judiciales o a decisiones u órdenes de la 'autoridad superior', cometido por una autoridad o funcionario público". Señaló que el presidente incumplió "consciente, abierta y reiteradamente lo decidido por la Junta Electoral Central (JEC)" en dos acuerdos del 11 y el 18 de marzo en los que ordenaba la retirada de banderas no oficiales y símbolos partidistas en cualquier edificio público de la Generalitat.

La querella también indicaba que la JEC dictó un nuevo acuerdo el 21 de marzo de 2019 en el que, después de constatar el "flagrante incumplimiento" de las órdenes, decidió ordenar al conseller de Interior, Miquel Buch, que ordenara a los Mossos d'Esquadra retirar los símbolos. Además, la JEC envió documentación a la Fiscalía General del Estado -información adjuntada a la querella contra Torra- con informes de la brigada provincial de Información de la Policía Nacional y comunicaciones de la delegación del Gobierno en los que se detallaban los edificios que mantuvieron los símbolos hasta el 21 de marzo.

También te puede interesar...

Colocan una nueva pancarta en la fachada del Palau de la Generalitat: 'Libertad de opinión y expresión'

Un grupo de personas trata de arrancar la pancarta en favor de los presos independentistas de la Generalitat