27.007833

Publicidad

Alsasua

Tres de los condenados por el caso Alsasua acceden al tercer grado

Los tres presos por el caso Alsasua que aún quedaban en la cárcel han accedido al tercer grado. Estaban condenados a penas de ocho y nueve años por la paliza a dos guardias civiles y sus parejas en un bar de esa localidad navarra.

Tres de los ocho condenados por la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua, en octubre de 2016, que cumplen condena en la prisión de Zaballa, han obtenido el tercer grado penitenciario, por lo que este viernes podrían acceder ya a los permisos de fin de semana.

La Junta de Tratamiento de la prisión alavesa ha informado de forma favorable para que los tres condenados que estaban en la cárcel puedan gozar de los beneficios penitenciarios.

"Esta mañana, los funcionarios de la cárcel de Zaballa han comunicado a nuestros hijos Adur, Jokin y Oihan la obtención del tercer grado. En consecuencia, mañana mismo accederán a los permisos correspondientes a su nueva situación penitenciaria", han comunicado en las redes sociales "Altsasu Gurasoak", colectivo de padres de los encausados.

No han cumplido ni la mitad de la condena

Los condenados son Adur Ramírez de Alda, Jokin Unamuno y Oihan Arnanz, quienes recibieron las condenas más altas del Tribunal Supremo, entre 8,5 y 9 años de cárcel.

Ya en diciembre Iñaki Abad y Aratz Urrizola tras haber cumplido la cuarta parte de su pena, también accedieron al tercer grado.

El Tribunal Supremo, que les condenó por delitos de atentado a la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y/o amenazas, impuso a Ohian Arnanz (9 años y medio de prisión), y a Jokin Unamuno y Adur Ramírez (8 años y medio).

Aún no han cumplido la mitad de la condena y, desde mañana, podrán salir de prisión los fines de semana, y acudir sólo a dormir de lunes a jueves.

La pelea en un bar

Los hechos sucedieron el 15 de octubre de 2016 cuando los dos guardias y sus parejas fueron increpados en el bar Kotxa de Alsasua. Un grupo de más de 20 personas les gritaron para que se fueran con expresiones como “os vamos a matar por ser guardias civiles”, “hijos de puta”, “cabrones” o “txakurras”. La Audiencia Nacional, señaló en su sentencia que los acusados les propinaron “golpes, patadas y puñetazos” hasta el punto que el teniente de la Guardia Civil cayó porque una de las patadas le produjo la rotura de la tibia y el peroné. Por eso apreció las agravantes de abuso de superioridad y de odio y consideró probado que actuaron por animadversión a la Guardia Civil y por motivos ideológicos.

Desde que sucedieron los hechos, los familiares de los acusados, aunados en la plataforma Altsasu gurasoak, han criticado las sentencias y han convocado diversas manifestaciones en protesta de unas penas que consideran desproporcionadas. Los guardias civiles y sus familias se han sentido acosados.

Publicidad