Gas ruso

Teresa Ribera asume la dificultad de prescindir del gas ruso y admite que su compra "financia la guerra"

Teresa Ribera llama al "esfuerzo colectivo" para encontrar "otros proveedores que satisfagan las demandas" del gas ruso que la Unión Europea necesita.

Publicidad

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha reconocido la dificultad de la Unión Europea (UE) para prescindir del gas ruso en estos momentos. Admite que su compra "financia la guerra" en Ucrania. Llama al "esfuerzo colectivo" para encontrar "proveedores que satisfagan las demandas".

"Es verdad que esto genera una presión adicional muy importante porque sabemos que la compra de gas a Rusia está generando ingresos que mantienen viva económicamente esa invasión", ha añadido.

Ribera cree que es "muy complicado" adoptar sanciones que afecten al gas ruso por la diferente dependencia de los países de la UE sobre él. Destaca que "en el fondo, una de las recetas más relevantes para Europa es mantenerse unidos".

Alta dependencia del gas ruso

"Tenemos que facilitar que países como Alemania puedan encontrar alternativas lo antes posible", ha añadido. Alemania es uno de los países que tiene mucha dependencia del gas ruso.

La ministra admite que la dependencia "es muy alta" y que eso "tensiona y dificulta el cambio de posición". Por ello, precisa que se hace un "esfuerzo colectivo" para encontrar "otros proveedores que satisfagan las demandas" de otros Estados miembros.

Indica que la alternativa de la energía verde puede ser de una forma inmediata. "Otra cosa es la dimensión, cómo sustituimos en mercados energéticos tan amplios", manifiesta.

"Es obvio que no será de un día para el otro, pero sí que nos podemos marcar objetivos mucho más ambiciosos de aquí a fin de año", ha concluido.

Publicidad