Rosa Díaz, responsable de Sigma Dos, explica que es "muy previsible" que Pedro Sánchez tenga que negociar con los independentistas tras las elecciones del 28 de abril. Sus encuestas apuntan a que el PSOE podría tener un 25% de los votos, mejorando sus resultados respecto a 2016, con un PP que se situaría en el 22-23%, empeorando sus resultados, Ciudadanos estaría en un 18% y Unidos Podemos en torno a un 15%. Además, Vox irrumpiría con un 12%.

Narciso Michavila, responsable de Gad 3, añade, en este sentido, que la prueba de que el presidente del Gobierno puede llegar a necesitar el apoyo de los independentistas es que "no ha querido romper puentes" con ellos en la comparecencia de la mañana de este viernes. Asimismo, considera "muy improbable" que la suma de PSOE y Unidos Podemos resulte en una mayoría absoluta, aunque sí que podría darse el caso con los socialistas y Ciudadanos, opción también abierta con los datos de Sigma Dos.

De este modo, aunque el partido naranja "no está tan fuerte como hace unos meses" va a ser la llave de Gobierno tanto para el PP como para el PSOE. Además, debido a la ley electoral, Vox va a ser "el gran perjudicado" en las provincias, llegando a la posibilidad de que PP, Ciudadanos y Vox tengan más votos pero menos escaños que PSOE y Unidos Podemos.

En cuanto a la campaña, los expertos consideran que la parte emocional va a estar "muy acusada" con Cataluña y la unidad de España permanentemente como telón de fondo. En cualquier caso, Michavila considera que el PSOE va a ser la fuerza más votada en Cataluña.