120.00

Publicidad

Coronavirus

Solo Asturias, País Vasco y Canarias están libres de restricciones y confinamientos por el coronavirus

Doce provincias tienen alguna parte de su territorio sometido a alguna limitación para contener los rebrotes de coronavirus. Son alrededor de 80 los municipios afectados. Solo tres comunidades están libres de restricciones.

Tres meses después del final del estado de alarma, España es el país de la UE más azotado por la segunda ola de coronavirus y entra de lleno en el otoño con los contagios semanales multiplicándose y con más incertidumbres que certezas sobre el impacto del virus. Más de 390.000 contagios, 18.000 hospitalizaciones y 2.172 fallecidos: son las cifras de la pandemia en España durante los tres primeros meses de la nueva normalidad.

Casi 80 ayuntamientos

Setenta y ocho municipios tienen algún tipo de restricciones por el coronavirus y la alta incidencia de los rebrotes. Los últimos con restricciones de movilidad han sido Badajoz, Extremadura, y Fuente Álamo en Murcia. Y en Castilla-La Mancha, en Ugena, Illescas, Seseña y Yuncos, Toledo, se han endurecido las medidas hasta "el nivel 3". Antes se decretaban restricciones en Madrid ciudad (Carabanchel, Puente de Vallecas, Usera y Villaverde) y siete municipios de la comunidad: Fuenlabrada, Parla, Getafe, Humanes de Madrid, Moraleja de Enmedio, Alcobendas y San Sebastián de los Reyes. La medida afecta a 850.000 habitantes e incluye la limitación de las reuniones a un máximo de seis personas.

Además,en Castilla-La Mancha tienen medidas especiales en las localidades conquenses de Tarancón, Las Pedroñeras y Mota del Cuervo; en Almagro y Calzada de Calatrava, Bolaños de Calatrava, Villahermosa, en Ciudad Real, y Balazote, en Albacete, al tiempo que ha endurecido las medidas en Campo de Criptana. Se ha confinado Modéjar, en Guadalajara, y ampliado el confinamiento de Azuqueca de Henares (Guadalajara) y de Bolaños de Calatrava (Ciudad Real). También se han prorrogado las medidas especiales en Fuensalida y Villacañas (Toledo).

En Castilla y León, la Junta ha impuesto un confinamiento en Sotillo de la Ribera, en Burgos, y ha vuelto a decidirlo en Pesquera de Duero, en Valladolid, después de que lo rechazara el juzgado.

En la Región de Murcia, además del ya apuntado, se mantiene la fase 1 flexibilizada en Jumilla y Lorca.

Cataluña decidió restricciones en Girona y Salt, colindantes.

En Baleares, se han confinado cinco barrios de la ciudad de Palma: Son Gotleu, Can Capes, la Soledat norte, la mitad de Son Canals y Arquitecte Bennàssar. Y los barrios con más casos de Ibiza capital y Sant Antoni.

En Cantabria se estableció un cordón sanitario para un barrio de Torrelavega, la segunda ciudad más grande de la comunidad.

En Aragón, en Andorra (Teruel) se ha ampliado el retroceso a la Fase 2 y en Ejea de los Caballeros, en Zaragoza, se ha aplicado un confinamiento perimetral

En Extremadura, aparte de las medidas ahora en Badajoz, la Junta impuso el "aislamiento social" en Villarta de los Montes (Badajoz) y confinó Alcántara (Cáceres)

Se sigue con medidas de control en Alfaro (La Rioja) y en Benigànim (Comunidad Valenciana).

Contagios multiplicados por 35

Las primeras dos semanas de clases presenciales se han saldado con una incidencia minoritaria del virus -700 cierres de aulas y algunos colegios del total de 28.500 centros educativos que hay en España-. Pero se mantiene el temor a que empeore este escenario. En todo el país, los contagios semanales se han multiplicado por 35 en los últimos tres meses, la incidencia acumulada de 14 días (268 casos por cada 100.000 habitantes) es 33 veces superior a la registrada el 21 de junio (8,08) y desde finales de julio van al alza hospitalizaciones e ingresos en cuidados intensivos. También crecen los fallecimientos.

Desde el final del estado de alarma se han diagnosticado más de 390.000 nuevos contagios, el 60 % del total de 640.040 registrado por el Ministerio de Sanidad desde el comienzo de la epidemia. Mientras el 21 de junio España abandonó el confinamiento con una media de 1.668 contagios semanales, 99 hospitalizaciones -5 en UCI- y 29 muertes, los últimos datos de Sanidad cifran los contagios semanales en 58.347, los ingresos en 2.485 -185 en UCI- y 432 muertes semanales. Aunque son más los contagios en estos tres meses que durante el estado de alarma, las hospitalizaciones de estas doce semanas suponen un 12 % del total, los ingresos en UCI un 10 % y los decesos, el 7 % del total. ¿Qué ha cambiado en esta segunda ola? En primer lugar, el 53 % de los positivos son asintomáticos -durante el estado de alarma se diagnosticaban mayoritariamente casos graves-, el principal lugar de contagio es el domicilio y la edad media de los contagiados es de 38 años, significativamente inferior. Uno de cada cuatro contagios se detecta en personas de 15 a 29 años, sin embargo el Instituto de Salud Carlos III alerta de que se empieza a observar un "incremento significativo" en los mayores de 70 años, en el que la gravedad de los casos y la mortalidad es mucho mayor. Las consecuencias ya las conocemos de la primera ola, cuando el virus se cebó especialmente con los mayores y puso el foco en las residencias y en la necesidad de mejorar la atención y la gestión en estos centros.

Publicidad