Félix Sanz Roldán dejará este viernes de ser director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) después de diez años al frente de los servicios de inteligencia españoles, y bajo las órdenes de tres gobiernos distintos de dos partidos políticos. El Consejo de Ministros le concederá este viernes una condecoración en señal de reconocimiento por su servicio al país, en su dedicación tanto como militar como civil. Sanz Roldán deja el CNI porque concluye su mandato -finaliza su segunda renovación- y por jubilación (tiene 74 años), según remarcaron a Servimedia fuentes gubernamentales. El Gobierno no podrá nombrar a su sustituto por encontrarse en funciones, según fuentes gubernamentales.

Según apuntaron fuentes gubernamentales, la norma regula que la secretaria general del CNI, actualmente Paz Esteban, ejercerá la dirección del centro de manera “interina". En 2010, Esteban fue la primera mujer designada como directora del Gabinete Técnico del Secretario de Estado Director del CNI y ahora se convertirá en la primera al frente de los servicios de inteligencia. Sanz Roldán ha sido la persona que más tiempo ha estado al frente del CNI (creado como tal en 2002), aunque al frente de los servicios de inteligencia de España ha sido Emilio Alonso Manglano como director del Centro Superior de Información de la Defensa (Cesid) entre 1981 y 1995. Nombrado el 3 de julio de 2009 director en el último gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero por la ministra de Defensa Carme Chacón, continuó al frente de la Inteligencia con la llegada de Mariano Rajoy al Palacio de la Moncloa a finales de 2011.

Después, el 4 de julio de 2014, le confirma en el cargo a través de un nuevo nombramiento firmado por la entonces vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia, Soraya Sáenz de Santamaría. Tras la pérdida del Ejecutivo por parte del PP por la moción de censura, Pedro Sánchez opta por mantenerlo en el cargo de manera que es su tercer presidente.

El CNI cuenta con más de 3.500 efectivos (66 % civiles, 24 % de las Fuerzas Armadas, 8 % de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado). El organismo ha estado adscrito al Ministerio de Defensa salvo el periodo de tiempo comprendido entre 2011 y 2018, cuando la exvicepresidenta Sáenz de Santamaría estuvo a su mando. La ley del Gobierno establece que un Ejecutivo en funciones “limitará su gestión al despacho ordinario de los asuntos públicos, absteniéndose de adoptar, salvo casos de urgencia debidamente acreditados o por razones de interés general cuya acreditación expresa así lo justifique, cualesquiera otras medidas”. De este modo, el nuevo director del CNI no será nombrado por el Consejo de Ministros hasta que un nuevo gobierno tome posesión.

El mandato de Sanz Roldán ha estado marcado tanto por las operaciones contra la banda terrorista ETA, que anunció el cese de actividad en 2011 y su disolución en 2018; como por el combate al terrorismo yihadista. Las operaciones en el Índico contra los piratas protagonizaron también sus momentos más relevantes con el secuestro y posterior liberación del pesquero ‘Alakrana’ en 2009. Potennciar la ciberseguridad también ha acaparado parte de su gestión.

Su estrecha relación con el rey emérito Juan Carlos I, en cuya abdicación en favor de Felipe VI también jugó un papel destacado, le han llevado a tener que dar explicaciones ante el Congreso –comisión de secretos- por las revelaciones de Corinna Zu Sayn Wittgenstein y las del excomisario José Manuel Villarejo. El caso del ‘pequeño Nicolás’ también generó cierto revuelvo en el seno del CNI bajo su mandato.