El exconseller de Empresa Santi Vila ha apuntado que el referéndum del 1-O fue financiado por mecenas catalanistas y empresarios que estaban dispuestos a sufragar estos gastos porque el expresident Carles Puigdemont le aseguró: "Estate tranquilo que no gastaremos ningún euro del erario público".

Vila, acusado de un delito de malversación y otro de desobediencia por el que la Fiscalía pide 7 años de prisión, se ha referido así en la sexta sesión del juicio al 'procés' que se celebra en el Tribunal Supremo.

En su interrogatorio, el fiscal Fidel Cadena le ha preguntado sobre la presunta malversación para financiar el referéndum, a lo que el exconseller ha respondido que "no tenía ni idea" de las supuestas partidas que la Fiscalía atribuye a los acusados. "Pero mi impresión, por mi bagaje político, es que esto se había financiado por mecenazgos, mecenas catalanistas, empresarios comprometidos con la iniciativa y dispuestos a sufragar estos gastos", ha destacado el exconseller, que se desmarco de la DUI al dimitir la víspera de la declaración unilateral de independencia.

Vila ha querido dejar claro que su opinión es especulativa pero que cuando se interesó por estas gestiones, Puigdemont le aseguró: "estate tranquilo que no gastaremos ni un euro del erario público".

Al respecto, ha afirmado que después de la suspensión de la ley de referéndum por el TC, "nunca se tomó un acuerdo por parte del Gobierno (de la Generalitat) que supusiera un gasto" de forma que se dio "cumplimiento al mandato judicial".

"No había ningún tipo de posibilidad" de dar luz verde a ningún gasto "a no ser que alguien eludiera su responsabilidad", ha señalado Vila, quien ha añadido que "sabía que nadie" de su Conselleria iba a tomar "una decisión que comportara gasto público", por lo que quedó "doblemente tranquilo".