Así lo ha afirmado Pedro Sánchez después de que se haya aplazado a mañana la cumbre europea para decidir el reparto de cargos en la UE, lo que le obligará a estar en Bruselas el día en que tenía previsto reunirse con Batet.

Sánchez ha dejado claro que España tiene que estar representada mañana en el Consejo para defender sus intereses. Por esta razón "sobrevenida", ha dicho el presidente en funciones que ha preguntado a las Cortes cuál es el uso, el hábito parlamentario con el fin de respetarlo al máximo.

"Parece que lo habitual no es que vaya el candidato --a presidir el Gobierno-- al Congreso", ha señalado, explicando que se suele enviar una carta o realizar una llamada.

Por este motivo, ha expuesto que enviará una carta y telefoneará a la presidenta del Congreso como señal de profundo respeto hacia los grupos parlamentarios y hacia el poder legislativo, dado que su deber, ha dicho, es estar en el Consejo Europeo, defender los intereses de España y tratar de conciliar su doble condición de candidato a la presidencia del Gobierno y cumplir con los plazos que se ha dado de que haya una investidura en el mes de julio.

"Mañana se sabrá la fecha de la investidura a la que me someteré en las Cortes Generales", ha precisado al tiempo que pedía perdón a los grupos parlamentarios y a la presidenta del Congreso por el hecho de que no pueda mantener esta conversación con ella físicamente.