El Presidente del Gobierno ha agradecido a la OIT la “oportunidad para reflexionar acerca del futuro del trabajo, y de hacerlo en compañía de quienes han de tener una voz privilegiada en esta materia, las organizaciones empresariales y los sindicatos”.

El presidente ha destacado que su Gobierno tiene dos grandes prioridades en este ámbito, que son la igualdad entre hombre y mujeres, y la lucha contra la precariedad laboral. Asimismo, Sánchez se ha referido al reto al que nos enfrenta la llamada Cuarta Revolución Industrial, y a los posibles efectos que los cambios tecnológicos puedan producir en el mercado de trabajo.

Sánchez ha hecho un llamamiento para que, tanto políticos, como agentes económicos y sociales, “en ese balance entre amenaza y oportunidad, abonemos el terreno a la segunda y minimicemos los daños de la primera” a través del diálogo social. Respecto al futuro del trabajo Pedro Sánchez también ha considerado esencial abordar cuatro aspectos que demarcan la calidad del trabajo y su sostenibilidad en el tiempo.

Por su parte, Guy Ryder, presentó los principales hitos de la Iniciativa del futuro del trabajo que se ha lanzado en el marco del Centenario de la OIT, señalando que "la OIT tomó la decisión de mirar hacia adelante, de no concentrarse en el pasado, sino en el futuro, en el futuro del trabajo” y agregó debemos comprender mejor lo que está pasando, los temores y esperanzas de los actores del mundo del trabajo. La gente pide respuestas concretas y creíbles para los desafíos del mañana. A la OIT nos toca apoyar a nuestros mandantes para apoyar el futuro que queremos”.