El candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, afronta a partir de las 12.00 horas de este lunes el debate de investidura en el Congreso de los Diputados en medio de las negociaciones con Unidas Podemos para llegar a contrarreloj a un acuerdo de coalición. Las partes tienen de plazo hasta el próximo jueves, día de la segunda votación, para refrendar un pacto que tiene que incluir un acuerdo programático, la nueva estructura de Gobierno, así como el número de carteras y los nombres de sus titulares que tendrá en el Ejecutivo el partido de Pablo Iglesias.

Según desveló anoche la vicepresidenta, Carmen Calvo, PSOE y Unidas Podemos comenzaron a negociar después de que Pablo Iglesias aceptase el pasado viernes el veto de Pedro Sánchez de que no podría estar en el Gobierno, pero poniendo como condición que tendría un número de ministros proporcional a los votos obtenidos en los comicios del 28 de abril y que sería su formación la que nombraría a los ministros que le correspondan, sin que puedan ser vetados.

De cumplirse esas condiciones, Podemos tendría uno de cada dos ministerios. Fuentes socialistas desvelaron la pasada semana que durante las negociaciones entre Sánchez e Iglesias, éste había exigido una vicepresidencia social, las carteras de Trabajo y Hacienda, así como parcelas de poder en el área de Comunicación. Tras los contactos de ayer, los equipos negociadores tienen previsto reunirse en el día de hoy de manera discreta. El equipo de Podemos está encabezados por Pablo Echenique, mientras que por parte socialista lo forman Carmen Calvo, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero y la número 2 del PSOE, Adriana Lastra.

Aunque Unidas Podemos había renunciado a priori a ocupar los denominados ministerios de Estado, como Interior, Defensa, Justicia o Exteriores, la negociación no es fácil por su pretensión inicial de tener influencia en áreas como Trabajo o Hacienda, que vertebran asuntos fundamentales para la economía y el Estado del Bienestar, como la legislación laboral, la reforma de las pensiones o la política impositiva.

En este sentido, Carmen Calvo recordaba que Podemos frustró la pasada legislatura el acuerdo para reformar las pensiones, al tiempo que explicaba que es fácil encontrarse con el partido de Iglesias en la política social, pero tienen grandes diferencias en el modelo territorial.

Las dos partes tendrán que acordar aspectos sustanciales como el número de vicepresidencias y si alguna de ellas es ocupada por algún dirigente de Podemos, como Irene Montero. Pero también el número de ministerios, si se incrementan las carteras para dar cabida al nuevo socio y sobre todo que competencias tendrá cada departamento.ERC Y BILDU Si ambos partidos consiguen suscribir un acuerdo el camino para que Sánchez se mantenga en Moncloa quedaría allanado, puesto que los independentistas de ERC y de Bildu ya han avanzado que no bloquearán la investidura.

El líder del PSOE sólo tenía garantizado hasta el pasado viernes el voto favorable del diputado del PRC, 124 que no son suficientes para salir elegido en la primera votación de este martes, puesto que necesita la mayoría absoluta del Congreso, fijada en 176 votos. En el caso de que alcanzara un acuerdo con los de Pablo Iglesias, Sánchez sumaría los 42 votos a favor de Podemos y sus confluencias, en total 166 votos, pero tampoco le valdrían para ser investido en este primer intento.