"Les anuncio que en ejercicio de las facultades que ostento como Presidente del Gobierno de España y previa deliberación del Consejo de Ministros he propuesto la disolución de las cámaras y la convocatoria de elecciones generales para el día 28 de abril".

Más de 15 minutos ha empleado Pedro Sánchez para anunciar la fecha de los próximos comicios y desvelar así la incógnita sobre la que todo el mundo opinaba desde que el pasado miércoles se rechazaron en el Congreso los Presupuestos Generales.

"Yo creo que es una buena fecha", ha asegurado el presidente, que ha subrayado que entre "no hacer nada" o dar la palabra a los españoles en las urnas ha elegido lo segundo.

Para Sánchez, un Gobierno tiene la obligación de cumplir con su tarea, que es aprobar leyes y "avanzar", y cuando esto no es posible por el bloqueo parlamentario y el rechazo de los Presupuestos hay que "tomar decisiones".

"Llámeme clásico, pero sin presupuestos uno no puede gobernar"

Se ha mostrado "convencido de que es posible recuperar la política útil para la ciudadanía, de que es posible recuperar el respeto, el sentido común, la moderación y dar la espalda a la crispación".

Ya con la vista puesta en las urnas, el hasta ahora jefe del Ejecutivo no ha roto con los apoyos que lo auparon hacia la Moncloa a través de la moción de censura, dejando así la puerta abierta a revalidar el pacto en caso de no alcanzar mayorías absolutas. Es más, ha llamado a conformar una "nueva mayoría parlamentaria para sacar adelante urgencias sociales" en la próxima legislatura.

Sánchez ha defendido que en ocho meses su Ejecutivo siempre ha tenido una "hoja de ruta clara" que incluía la aprobación de presupuestos: "Llámeme clásico, pero sin presupuestos uno no puede gobernar".

También ha añadido que: "España es de sus ciudadanos no pertenece a ningún partido político" y que "ellos y ellas decidirán el futuro de España y lo que decidan siempre siempre siempre será un gran acierto".

Ha querido en esta declaración garantizar que, aunque no se hayan aprobado las cuentas este año y se adelanten las urnas la revalorización de las pensiones está garantizada. Ha reiterado "el compromiso del Gobierno" con los pensionistas, con la subida del salario mínimo a 900 euros y con la elevación del sueldo de los empleados públicos. "Y vamos a cumplir con esto".

Sin embargo, las recomendaciones del Pacto de Toledo para garantizar el mantenimiento de la suficiencia y sostenibilidad del Sistema de la Seguridad Social y de las pensiones aún siguen sin aprobarse en el Congreso. En estas recomendaciones figura la número dos que aboga por vincular la revalorización de las pensiones al IPC real.

"España es de sus ciudadanos no pertenece a ningún partido político y lo que decidan siempre siempre siempre será un gran acierto"

"Pese a que no haya Presupuesto, la revalorización de las pensiones comprometidas por el Gobierno, el alza del salario mínimo y el aumento del sueldo de los empleados públicos, con o sin Presupuestos están garantizados", ha aseverado Sánchez.

Ha lamentado que el Presupuesto de 2019 haya sido rechazado ya que eran unas cuentas sociales que hubieran revitalizado el sistema nacional de dependencia, en su opinión, abandonado 7 años por el PP, o hubieran mejorado la protección por desempleo para mayores de 52 años. También ha añadido que contemplaban mejoras en las políticas de vivienda para ayudar a los jóvenes a emanciparse más temprano así como un impulso al empleo juvenil, a la ciencia y a la educación.

Con este anuncio, Sánchez ha puesto fina a una legislatura que no ha superado los dos años de duración, ya que los últimos comicios generales se celebraron el 26 de junio de 2016.

Tras esta comparecencia fue recibido por sus ministros con aplausos:

También te puede interesar...

  • La actual legislatura será la cuarta más corta de la democracia, con 959 días
  • Pablo Casado: "Sánchez ha convocado elecciones porque le hemos pillado negociando con Torra"
  • Irene Montero: "Somos la mejor garantía de frenar a una derecha que está echada al monte"
  • Rivera: "El Gobierno 'Frankenstein' ha muerto, para que Sánchez no lo resucite tenemos que llenar de votos naranjas las urnas"