El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, va a comparecer este viernes a las diez de la mañana para hacer una declaración institucional en la que se espera que anuncie el adelanto electoral y la fecha para esa cita.

La Secretaría de Estado de Comunicación ha informado de que Sánchez presidirá primero, a las nueve, un Consejo de Ministros extraordinario, y después comparecerá. Al tratarse de una declaración institucional, no se espera que la prensa pueda hacer preguntas al presidente.

Después de la comparecencia de Sánchez, a las diez y media de la mañana se celebrará la reunión ordinaria del Consejo de Ministros tras la que habrá la rueda de prensa habitual.

El 28 de abril es el escenario más probable, según comenta el entorno más próximo al jefe del Ejecutivo, que tiene tomada la decisión al menos desde este miércoles.

Para que las elecciones sean el 28 de abril, el decreto de disolución de las Cortes ha de publicarse en el Boletín Oficial del Estado el 5 de marzo (54 días antes) por lo que ha de aprobarse en el Consejo de Ministros del viernes anterior, 1 de marzo.

La opción del 28 de abril ganó enteros de manera clara desde el lunes pasado en el núcleo duro del Gobierno y del PSOE en la reunión habitual de maitines en el Palacio de la Moncloa, a pesar de que la primera semana de campaña coincide con la Semana Santa. Aquel día se barajó también la opción del 14 de abril, Domingo de Ramos, pero tras saltar a los medios de comunicación, fue inmediatamente descartada por la cúpula del PSOE.

Aunque el portavoz de la Ejecutiva Federal del PSOE y alcalde de Valladolid, Oscar Puente, ha mostrado públicamente su preferencia por el 14 de abril frente al 28, la cúpula del partido cree que esta fecha, con parte del país iniciando las vacaciones de Semana Santa, puede favorecer la abstención.

Otras fechas como el 11 de abril o el 'súperdomingo' electoral del 26 de mayo también son descartadas por fuentes de la dirección del partido, la primera por ser día laborable y la segunda porque horroriza a buena parte de los barones y alcaldes socialistas, que consideran que les privaría de poder hacer campaña en favor de su gestión.

No obstante, el 28 de abril genera división de opiniones en el seno incluso del propio Gobierno y del PSOE, donde hay quienes ven más oportuno que el presidente convocara después de las municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo.

Te puede interesar:

Oriol Junqueras: "Nada de lo que hemos hecho es delito y de los delitos que se nos quieren atribuir no hemos hecho ni uno"