Publicidad

Terremoto político

La ruptura entre el Partido Popular y Ciudadanos, ¿oportunidad u obstáculo para el PP?

El Partido Popular ve lo ocurrido en Murcia y Madrid como una oportunidad política y trata de hacerse con los simpatizantes de Ciudadanos.

La ruptura del PP y Ciudadanos en Murcia y la Comunidad de Madrid ha puesto en evidencia la nueva mala relación entre los dos partidos. Hoy, Pablo Casado se ha pronunciado en público por primera vez para dar por rota la relación con Inés Arrimadas, unas semanas después de hacer lo propio con Vox cuando Santiago Abascal presentó la moción de censura contra el presidente, Pedro Sánchez.

Y el vacío de poder en Murcia y Madrid ha abierto un nuevo interrogante para los 'populares'. Sus dos barones, el murciano Fernando López Miras y la madrileña Isabel Díaz Ayuso son de los más afines a la actual dirección nacional, pero los dos se quedan sin Gobierno.

Sin embargo, la situación es diferente en las otras comunidades con pactos entre el PP y Cs. Es el caso de Andalucía y Castilla y León, que se han apresado a desmentir cualquier posible ruptura. "Es un gobierno sólido y robusto", defendía el miércoles el presidente de Andalucía, Juanma Moreno, junto a su vicepresidente de Ciudadanos. Y esto sirve a Casado para restar credibilidad al movimiento de Inés Arrimadas.

Madrid, una oportunidad para el PP

De hecho, puede que el terremoto político no sea mala noticia total para el PP, que ve lo ocurrido en la Comunidad de Madrid como una oportunidad. "Madrid será la primera de la unidad del centro derecha en torno al Partido Popular", ha dicho Pablo Casado este jueves.

Una de las claves reside en el posible traspaso de militantes o dirigentes de Ciudadanos decepcionados con Arrimadas a los que el PP ya ha invitado con los brazos abiertos. Según Isabel Díaz Ayuso, este trasvase ya está ocurriendo, aunque por el momento no da nombres. Un día más, continúa la pugna por el centro y la derecha de la política española.

Publicidad