El rey Juan Carlos ha presidido en la plaza de Las Ventas de Madrid la gala de presentación de las corridas de la Feria de San Isidro, en la que se le ha visto con un fuerte moratón en el ojo izquierdo causado por una leve operación en la que se le quitó una mancha en esa zona del rostro.

La Casa Real ha restado importancia a la herida al tratarse solo del derrame provocado por la intervención a la que se sometió recientemente, han informado fuentes del Palacio de la Zarzuela. Don Juan Carlos, apoyado en el bastón, ha llegado a Las Ventas acompañado de la infanta Elena y sus dos hijos, Felipe Juan Froilán y Victoria Federica.

El presidente del Senado, Pío García-Escudero, y el de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, le han recibido a la entrada de la puerta grande del coso y, a continuación, la comitiva al completo ha entrado al vestíbulo para posar ante los medios gráficos.

En ese momento ha sido cuando se ha visto el hematoma que don Juan Carlos tiene debajo del párpado del ojo izquierdo, junto al que lleva una tirita.

La última ocasión en la que se vio al anterior jefe del Estado fue el pasado día 12 en una fotografía que distribuyó el Palacio de la Zarzuela de una audiencia con la directiva de la Asociación Española de la Prensa Deportiva (AEPD), en la que no tenía este hematoma.