120.00

Publicidad

Casa Real

El Rey Juan Carlos anuncia que abandona España

El rey emérito ha comunicado al Rey Felipe VI su decisión de abandonar España, una decisión que toma "con profundo sentimiento, pero con gran serenidad".

El rey Juan Carlos ha comunicado a Felipe VI su "meditada decisión" de trasladarse a vivir fuera de España ante la repercusión pública de "ciertos acontecimientos pasados" de su vida privada, informa el Palacio de la Zarzuela en un comunicado este lunes. De hecho, el rey emérito ya se encuentra fuera de España.

El comunicado explica que don Juan Carlos ha enviado este lunes a su hijo un comunicado en el que le traslada esa decisión, que asegura que adopta "con profundo sentimiento, pero con gran serenidad". "He sido rey de España durante casi cuarenta años y durante todos ellos siempre he querido lo mejor para España y para la Corona", asegura el anterior jefe del Estado. Añade asimismo que pretende facilitar el ejercicio de las funciones de Felipe VI "desde la tranquilidad y el sosiego que requiere -subraya- tu alta responsabilidad". "Mi legado y mi propia dignidad como persona así me lo exigen", añade don Juan Carlos en su carta.

El comunicado de Zarzuela señala que el rey ha transmitido a su padre "su sentido respeto y agradecimiento ante su decisión". "El rey -reza el texto- desea remarcar la importancia histórica que representa el reinado de su padre, como legado y obra política e institucional de servicio a España y a la democracia; y al mismo tiempo quiere reafirmar los principios y valores sobre los que ésta se asienta, en el marco de nuestra Constitución y del resto del ordenamiento jurídico".

Esta es la carta que don Juan Carlos ha remitido a Felipe VI:

Majestad, querido Felipe:

Con el mismo afán de servicio a España que inspiró mi reinado y ante la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada, deseo manifestarte mi más absoluta disponibilidad para contribuir a facilitar el ejercicio de tus funciones, desde la tranquilidad y el sosiego que requiere tu alta responsabilidad. Mi legado, y mi propia dignidad como persona, así me lo exigen.

Hace un año te expresé mi voluntad y deseo de dejar de desarrollar actividades institucionales. Ahora, guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles, a sus instituciones y a ti como Rey, te comunico mi meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España.

Una decisión que tomo con profundo sentimiento, pero con gran serenidad. He sido Rey de España durante casi cuarenta años y, durante todos ellos, siempre he querido lo mejor para España y para la Corona.

Con mi lealtad de siempre.

Con el cariño y afecto de siempre, tu padre.

Publicidad