Publicidad

A la salida de la comida, el Rey se ha detenido un momento ante los periodistas, que le han preguntado por el reencuentro vivido esta mañana en el comedor de gala del Congreso de los Diputados con veteranos políticos de la Transición como Landelino Lavilla, Felipe González, Manuel Fraga o Santiago Carrillo.

"Nos hemos divertido mucho recordando, hablando de España, hablando del futuro, hablando del pasado, hablando de todo", ha revelado el monarca a los informadores.

Ellos también le han preguntado cómo se presenta el futuro, y Don Juan Carlos ha dicho que "muy bien", pero cuando una periodista le ha planteado "¿para otros treinta años?" ha contestado con buen humor, muy sonriente: "Yo ya no lo veré, seguramente". Los

El Rey se ha mostrado convencido de que ya se conoce toda la verdad sobre la intentona golpista del 23 de febrero de 1981, aunque ha reconocido que todavía hay quien hace lecturas inventadas de lo que ocurrió aquel día. "Creo que sí (se conoce todo lo sucedido), y si no, inventan por ahí", ha respondido el jefe del Estado al ser preguntado por los periodistas en el Congreso.

Don Juan Carlos ha hecho esta reflexión a su llegada a la Cámara Baja para asistir, junto con los presidentes del Gobierno y del Congreso, los socialistas José Luis Rodríguez Zapatero y José Bono, a un almuerzo con algunos de los líderes políticos de 1981 con motivo del trigésimo aniversario de la intentona golpista del 23-F.

El monarca ha destacado que España y los españoles están "mucho mejor" que aquel día. "Esta noche he dormido muy bien, no aquella", ha comentado, antes de recalcar que está "satisfecho" con la evolución del país en estas tres décadas.

Muchos parlamentarios actuales han compartido escaños en el salón de plenos con 144 diputados que aquel 23 de febrero estaban en el hemiciclo cuando el teniente coronel Antonio Tejero interrumpió la votación de Leopoldo Calvo Sotelo como nuevo presidente del Gobierno, en sustitución de Adolfo Suárez.

Estas dos figuras -el primero fallecido en 2008 y el segundo, con una enfermedad neurodegenerativa- han sido reivindicadas hoy en el Congreso, donde también ha habido palabras de elogio para la actuación del Rey, que, en palabras de Felipe González, fue quien inclinó "el fiel de la balanza"; "y se inclinó de la parte buena", ha anotado.

José Bono ha aprovechado el acto de hoy para volver a subir a la tribuna décadas después -ahora ocupa la Presidencia- y hacer justicia desde allí con Adolfo Suárez y con las "inmisericordes, absolutamente horribles" críticas que recibió antes del 23-F de sus adversarios, entre los que se ha incluido, de la prensa y de sus amigos.