Retrasan solicitudes del Ingreso Mínimo Vital requiriendo más datos a expedientes que están correctos

Publicidad

Ingreso Mínimo Vital

Un extrabajador acusa a la empresa que gestiona las solicitudes del Ingreso Mínimo Vital de retrasar las resoluciones y los responsables lo niegan

Según ha denunciado un extrabajador de' la empresa pública contratada por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones para tramitar los expedientes de solicitud del Ingreso Mínimo Vital, ésta retrasa su admisión sin motivo, impidiendo su aprobación aunque tenga todo en orden. Desde la empresa alegan que se trata de una malinterpretación de una de las fases, concretamente la de 'requerido'.

En resumen

  • La empresa insiste en que la fase de 'requerido' "indica simplemente que está listo para pasar a la siguiente fase del proceso"

Un extrabajador de la empresa contratada por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones para ayudar a tramitar los expedientes del Ingreso Mínimo Vital ante la saturación de las oficinas, Tragsatec, ha denunciado que la compañía había recibido instrucciones para retrasar su aceptación, aunque estuviera bien presentada la solicitud. Según publica 'La Razón', citando este testimonio, expedientes que tendrían que admitirse como 'conformes' se dejan en 'requeridos'. Sin embargo, la empresa matiza que en ese proceso no se paraliza ninguna solicitud, sino que es el momento en el que ya se deja en manos de los funcionarios de la Seguridad Social.

El aluvión de solicitudes originados por la crisis del coronavirus en los diferentes servicios del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, expedientes de paro, ERTE y otras prestaciones, se incrementó con la aparición del nuevo Ingreso Mínimo Vital. El ministerio decidió contratar a Tragsatec, una empresa pública filial de Tragsa, para atender las peticiones. Por 7,6 millones de euros tenía que contratar a 500 personas para que se encargaran de tramitar las solicitudes y descargaran de trabajo a los funcionarios.

[[H3:Supuesta extensión de los plazos]

'La Razón' señala que una de estas personas que trabajaba en la empresa denuncia que les ha impuesto clasificar como 'requeridos' los expedientes entregados en plazo y con toda la documentación del Ingreso Mínimo Vital y que tendrían que ser 'conformes'. Antes existían, al parecer, varios tipos de clasificación, que han quedado reducidos a 'iniciado', 'paralizado' o 'requerido'. Si se califica en este último apartado la tramitación se alarga al tener que enviar una carta reclamando más información, según este testimonio. La fuente del periódico, un extrabajador de la empresa, dice que si un expediente que está conforme se clasifica como 'requerido 'entra en un "limbo" que retrasa la percepción del subsidio. Esta clasificación no estaba en los manuales y dice que fue "una orden interna", mediante un correo: "Estados que deben aparecer en el Checklist Campo Estado Tragsatec: Iniciado, Requerido (tanto si hacemos la carta de requerimiento como si hemos comprobado que la documentación aportada es la correcta y o falta nada) y Parado. Por favor, nosotras no vamos a poner otros estados". Esta fuente dice que se negó a tenerlo en cuenta, por "objeción de conciencia" y fue despedido.

Habla de que con este método solo se han admitido unas 6.000 solicitudes nuevas. Otras 74.000 ayudas se asignaron directamente tras la aprobación del Ingreso Mínimo Vital por las circunstancias conocidas de los perceptores.

La explicación de la empresa

Desde Tragsatec han respondido este miércoles a esta acusación señalando que desde que se recepciona un expediente hasta su tramitación por parte de un funcionario del Instituto Nacional de Seguridad Social la solicitud pasa por diferentes estados, y hasta ahí la información sería correcta. Sin embargo, según su versión, cuando un tramitador finaliza su estudio traslada este expediente a su superior con la asignación de 'Requerido', que lo que indica que "está listo para su revisión posterior y control de calidad", independientemente de si incluyo toda la documentación o no (en cuyo caso paralelamente se le solicita al ciudadanos). Así, el término de 'requerido', insisten, "indica simplemente que está listo para pasar a la siguiente fase del proceso" y ninguno de los expedientes queda paralizado.

Asimismo, subrayan que la empresa nunca aprueba o deniega una solicitud, sino que es competencia exclusiva de los funcionarios de la Seguridad Social.

Publicidad