Mariano Rajoy, presidente del Gobierno en funciones, junto a José Manuel Soria

Publicidad

ANTE LA POLÉMICA DE LOS ÚLTIMOS DÍAS

Rajoy y De Guindos creen que sería injusto impedir a Soria acceder a un puesto en el Banco Mundial

Defienden que se trata de un cargo administrativo y que el exministro dimitió por razones políticas. El titular de Economía también recalcó que Soria no está imputado y aseguró que en las próximas semanas dará en el Congreso todas las explicaciones que haga falta.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, considera que sería injusto impedir que el exministro José Manuel Soria optara a un puesto como director ejecutivo en el Banco Mundial porque se trata de un cargo al que puede aspirar como técnico comercial.

El jefe del Ejecutivo en funciones considera que se trata de una decisión administrativa, no política y que hay intentos de que cause malestar y revuelo. "¿Si un funcionario no puede ser funcionario, esto qué es?", señaló en relación con la condición como tal de Soria, quien renunció al cargo de ministro de Industria por considerar que había cometido errores en sus explicaciones tras haber sido relacionado con los denominados papeles de Panamá.

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, también ha defendido la opción de José Manuel Soria para un cargo directivo en el Banco Mundial porque considera que no hay razones para impedirla. Consideró que no se puede decir no a la candidatura de Soria a un puesto que, recalcó, no es de carácter político, sino administrativo.

Al respecto, subrayó que, si hubiera sido un nombramiento político, él no lo habría elevado al Consejo de Ministros y Soria ni siquiera lo habría pedido. Además, explicó que el exministro contaba con el mejor currículo de los candidatos de acuerdo con la comisión evaluadora y de la que, según dijo, él no formó parte.

Uno de los candidatos, aunque se retiró posteriormente, fue el secretario de Estado Alberto Nadal. De Guindos dijo que Soria dimitió como ministro de Industria por sus responsabilidades políticas, al entender que no había dado las explicaciones exactas tras ser relacionado con los denominados 'papeles de Panamá', y que no está imputado de ninguna forma. Tras insistir en que se trata de un cargo al que puede optar perfectamente en su calidad de funcionario, De Guindos explicó que el anuncio se hizo cuando acababa el plazo fijado por el Banco Mundial. Por tanto, rechazó que pueda calificarse de espectáculo el anuncio de que Soria pretende hacerse con un puesto directivo en esa institución financiera.

Además, De Guindos aseguró que en las próximas semanas dará en el Congreso todas las explicaciones que haga falta sobre esta decisión, tal y como habían solicitado tanto el PSOE, como Podemos y Ciudadanos. Pero la intención del ministro no es acudir a la comisión de Economía del Congreso a consecuencia de esas peticiones sino, a petición propia, ir a la misma a exponer el real decreto que el Consejo de Ministros aprobará en las próximas semanas para reformar el impuesto sobre sociedades.

Una vez que acuda a la comisión y si los grupos le quieren preguntar entonces por el nombramiento de Soria es cuando De Guindos asegura que no tendrá objeción alguna en dar todo tipo de explicaciones que se le requieran.

Publicidad