Ley Trans

¿Por qué un sector del PSOE se opone a la 'Ley Trans' del Ministerio de Igualdad?

Desde el inicio de la legislatura, la Ley Trans propuesta por el ministerio de Irene Montero ha generado gran división en los socios del Gobierno. Dentro incluso del PSOE, varias voces importantes como Carmen Calvo han mostrado su rechazo al texto.

Carmen Calvo e Irene Montero, en un acto el 6 de febrero.

Carmen Calvo e Irene Montero, en un acto el 6 de febrero. EFE

Publicidad

Este jueves, el Congreso alberga el debate de las enmiendas a la totalidad presentadas por PP y Vox a una de las leyes más polémicas de este legislatura y que más ha enfrentado a los propios partidos que forman el Gobierno de coalición, la conocida como 'Ley Trans'. Todo apunta a que, salvo sorpresas, la mayoría de la Cámara rechace las enmiendas presentadas al texto en el que la titular de Igualdad, Irene Montero, lleva trabajando desde su llegada al Consejo de Ministros en enero de 2020.

Sin embargo, desde la cartera de Montero recelan del voto del grupo parlamentario socialista. El PSOE ha sido uno de los partidos que más divisiones internas ha sufrido en estos últimos meses con respecto a la norma propuesta por el Ministerio de Igualdad por una compleja cuestión: la autodeterminación de género.

La autodeterminación de género, el motivo de confrontación

El motivo principal de este enfrentamiento es, principalmente, la autodeterminación de género. La ley presentada por Irene Montero en el Consejo de Ministros propone que se permita a toda persona transexual el cambio de sexo registral sin pasar por un largo proceso de tratamientos hormonales y a la que un sector feminista del PSOE se opone.

"Las personas trans necesitan que el Estado reconozca quienes son sin la obligación de hormonarse y sin considerar que ser trans es una enfermedad. Para garantizar su derecho a la salud y a la vida, son las personas trans las quienes deben decidir si se hormonan o no", explicaba este jueves Irene Montero desde la tribuna del Congreso.

La exvicepresidenta y ministra de Igualdad en el primer Gobierno en solitario de Pedro Sánchez, Carmen Calvo, es una de ellas. Este lunes realizaba unas declaraciones, en las que aseguraba que la ley "podría destrozar la legislación de igualdad", que volvían a avivar la llama dentro del Gobierno y del propio partido socialista, que durante el fin de semana mostró un gran enfrentamiento por redes sociales.

El motivo principal, las declaraciones de varias ponentes en un seminario feminista organizado por la Delegación de Igualdad de Valencia, que tildaban de "aberración" la propuesta de Irene Montero.

"Es realmente preocupante [haciendo alusión a la Ley Trans] el planteamiento porque perjudica a una parte de sus colectivos, sobre todo al de lesbianas porque las discrimina, y al mismo tiempo es un ataque frontal a los derechos de la mujer", aseguraba la actual Consejera de Justicia de la Generalitat, Gabriela Bravo. "Desnaturalizar el concepto biológico de sexo, como muy bien ha dicho Carmen Calvo, desde mi punto de vista es una aberración. Sinceramente, espero que consigamos pararla, si no en el Congreso, en algún posible Tribunal Constitucional que tenga más sentido común".

Por su parte, Mar Cambrollé, la actual presidenta de la Federación Plataforma Trans, ha asegurado a las puertas del Congreso que esta ley "no colisiona con los derechos de las mujeres", sino que "viene a sumar derechos". Además, ha tildado de "obsceno" utilizar este discurso en nombre del feminismo.

El PSOE cierra las cuentas de Twitter de las secretarías LGTBI e Igualdad

Tras las declaraciones de las ponentes, miembros del PSOE, el actual jefe de la secretaría LGTBI del partido, el deportista Víctor Gutiérrez, publicaba un mensaje en el que aseguraba que las palabras de Calvo o Bravo, entre otras, no representaban oficialmente a la formación política.

Este tweet causaba un gran malestar en parte de los militantes, que se enfrentaban públicamente defendiendo o posicionándose en contra de la autodeterminación de género.

Finalmente, la dirección del partido decidía cerrar las cuentas de las secretarías LGTBI e Igualdad. No obstante, aseguraba que se trataba de una "estrategia de comunicación digital" que tiene como fin "unificar el mensaje" en la cuenta principal del PSOE.

Publicidad