ANUNCIADO CON LAS FUERZAS INDEPENDIENTES

Puigdemont propone un referéndum el 1 de octubre con la pregunta '¿Quiere que Cataluña sea un estado independiente en forma de república?'

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha anunciado que piensa convocar para el próximo 1 de octubre un referéndum sobre la independencia de Cataluña pese a no contar con el consentimiento del Gobierno del Estado.

Carles Puigdemont

Publicidad

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha anunciado que piensa convocar para el próximo 1 de octubre, sin el aval del Gobierno del Estado, un referéndum sobre la independencia de Cataluña, con la pregunta: "¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de república?".

Así lo ha anunciado en una declaración institucional solemne en el Pati dels Tarongers del Palau de la Generalitat, arropado por el resto de miembros del ejecutivo catalán y los diputados de Junts pel Sí y la CUP.

En su declaración, Puigdemont ha destacado que, "en ejercicio del legítimo derecho a la autodeterminación que tiene una nación milenaria" como Cataluña, tiene intención de convocar el referéndum para el 1 de octubre, con papeletas en catalán, castellano y aranés, y ha asegurado que el Govern "se compromete a aplicar" el resultado que arrojen las urnas.

Por su parte, el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, ha tachado al Estado de ineficiente e injusto y le ha acusado de que "perjudica los intereses económicos" catalanes. También ha reprochado al Gobierno central que "violenta los derechos democráticos fundamentales" y que tiene ministros que conspiran abiertamente contra el sistema sanitario catalán, ha añadido.

El conseller de Economía ha afirmado que ha habido miembros del Ejecutivo central que "encargan la fabricación de pruebas falsas" contra representantes electos en Catalunya.

Según él, el Gobierno sigue ejerciendo inadecuadamente sus competencias en el ámbito económico y social: como ejemplos, ha dicho que han "ventilado" el fondo de reserva de la Seguridad Social y han gestionado mal el proyecto Castor y el Corredor Mediterráneo.

Publicidad