El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont

Publicidad

COMPARECENCIA EN BRUSELAS

Puigdemont acepta el "reto" del 21-D y dice que no volverá a España hasta tener "garantías"

El expresidente Carles Puigdemont ha afirmado en Bruselas que acepta las elecciones del 21 de diciembre y ha asegurado que el Estado español está siendo "demasiado agresivo". Asimismo, ha indicado que no va a solicitar asilo político en Bélgica. "No queremos eludir nuestra responsabilidad ante la justicia, pero queremos garantías", ha añadido.

P. Rodríguez | Madrid
| 31.10.2017 13:10

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha ofrecido una rueda de prensa en la sede de la Alianza Libre Europea (EFA), agrupación de partidos nacionalistas e independentistas europeos. "El Estado me amenaza con llevarme 30 años a la cárcel por cumplir con mi programa electoral", ha afirmado Puigdemont, que ha insistido en que no está en Bruselas para solicitar asilo político.

No aclara cuál será su futuro inmediato: "Estamos aquí en perfecta legalidad"

Puigdemont se ha declarado el "presidente legítimo" de Cataluña y ha alertado del "grave déficit democrático que hay hoy en el Estado español". "No queremos eludir nuestra responsabilidad ante la justicia, pero queremos garantías", ha afirmado el expresident.

Por otro lado, ha explicado que el viernes por la tarde en la Generalitat, tras la declaración unilateral de independencia (DUI), y "frente a unos datos que indicaban que el Gobierno planteaba una ofensiva altamente agresiva y sin precedentes contra funcionarios y contra el Govern, acordamos que el Gobierno priorizaría la prudencia, seguridad y moderación". "Antes y después del 1-O, nuestra mano ha estado tendida hasta el infinito, hasta el límite de suspender la DUI a cambio de un diálogo franco, propuesta que fue denegada por el PP y PSOE", ha indicado Puigdemont.

El expresidente autonómico ha dicho que "este Gobierno ha preferido garantizar que no habrá violencia, no se puede construir la República de todos, desde la violencia. No hemos llegado hasta aquí para comportarnos como hemos criticado al Estado español", ha añadido.

Puigdemont considera que la querella del fiscal Maza no se sustenta "jurídicamente": "Es una querella de extrema agresividad que persigue solamente una idea".

A continuación, ha anunciado cuatro puntos de trabajo:

1. "Una parte del Gobierno, conmigo como presidente, hemos venido a Bruselas para evidencia el problema catalán y denunciar la politización de la justicia, ausencia de parcialidad, su voluntad de perseguir ideas y no delitos y para evidenciar el grave déficit democrático que se da a día de hoy en el estado español".

2. "La segunda decisión es que la otra parte del Govern, con el vicepresidente a la cabeza, sigue en Cataluña realizando tareas políticas. Ninguno hemos abandonado nuestras funciones de Gobierno, vamos a trabajar pese a las limitaciones y vamos a defender la idea de que la querella del Estado es una demanda política y no jurídica. No vamos a escapara a la acción de la justicia".

3. "Vamos a apoyar a las diferente iniciativas que se pondrán en marcha para evitar que el 155 se lleve a la práctica".

4. Sobre las elecciones del 21D ha dicho que las toma como "un reto democrático". "Si han querido hacer un plebiscito, nosotros lo tomaremos, y le daremos respuesta a toda la comunidad internacional. Votando se resuelven los problemas, no encarcelando".

Puigdemont ha asegurado que "nunca" abandonará el Gobierno de Cataluña, "hoy, desde aquí, vamos a respetar los resultados de las elecciones del 21-D como siempre hemos hecho sin importar cuál fuera el resultado", pero pregunta al Estado si ellos van a hacer lo mismo: "¿El Estado respetará los resultados que podrían dar una mayoría independentista?".

Por otro lado, el expresident no ha aclarado cuál será su futuro inmediato: "Estamos aquí en perfecta legalidad y sin incumplir nada, por tanto no nos hemos tenido que esconder de nada", ha dicho Puigdemont, quien ha agregado que no sabe cuánto tiempo pasará en Bélgica, ya que "depende de las circunstancias".

Puigdemont llegó este lunes a Bruselas después de que el fiscal general del Estado de España, José Manuel Maza, anunciara una querella por rebelión, sedición y malversación contra él y el resto del gobierno regional, así como otra querella contra la mesa del Parlamento autónomo. Diversas fuentes apuntaron que Puigdemont podría estar preparando una estrategia legal en compañía de abogados y asesores, con vistas a una eventual solicitud de asilo político en Bélgica.

Estas han sido las primeras imágenes del expresidente autonómico en Bruselas:

Puigdemont ha estado acompañado de cinco consellers en su viaje a Bélgica: Meritxell Borràs, del PDeCAT (Gobernación); Antoni Comín, de ERC (Salud); Joaquim Forn, del PDeCAT (Interior); Dolors Bassa, de ERC (Trabajo y Asuntos Sociales), y Meritxell Serret, de ERC (Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación).

Publicidad