La nueva portavoz del ejecutivo de Qim Torra se ha vuelto a enfrentar con la periodista de Antena 3 Noticias, Blanca Basiano, porque no quería responder a las preguntas hechas en castellano. Meritxell Budó solo admite que le pregunten en castellano lo mismo que ya ha respondido en catalán.

Tradicionalmente en Cataluña se realizan preguntas en los dos idiomas, indistintamente. Normalmente muchos políticos responden primero en catalán y después atienden las preguntas en castellano, para que cada medio emita en el idioma que trabaja habitualmente y no haya que doblar o rotular las respuestas. Sin embargo, Budó solo ha admitido que al final de la rueda de prensa, tras la reunión del gobierno, le pregunten en castellano lo mismo que ya ha respondido en catalán, sin admitir ninguna pregunta nueva. Es decir, dedicar 10 minutos al final a repertir, sin admitir que pueda haber preguntas distintas.

La actitud de Budó se produce después de que protagonizara una escena ridícula, también con Blanca Basiano, en la que no supo argumentar por qué decía que los independentistas habían ganado las elecciones en Barcelona. En la rueda de prensa siguiente leyó prácticamente todas las respuestas para no repetir la escena.