Barcelona ha conmemorado este sábado con las organizaciones de víctimas divididas el segundo aniversario del 17A, en el que, en paralelo a homenajes sobrios y emotivos en memoria de los fallecidos y heridos en Las Ramblas y Cambrils (Tarragona), ha una pequeña polémica por la presencia de una bandera española.

Miembros de la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas, entre ellos el presidente José Vargas, han recriminado a un hombre que portaba una bandera de España que no era el lugar ni el momento de reivindicaciones.

"Aquí no venimos a honrar a España ni a honrar a los independentistas, venimos a honrar a unos muertos", le recriminaba una mujer.