Hacer la selectividad en castellano en Cataluña es una "incidencia" que los profesores deben apuntar. En principio se entregan todos los exámenes en catalán, pero si un alumno quiere hacerlo en castellano lo tiene que pedir expresamente y el profesor lo señala en el acta.

Por su parte, la Generalitat de Cataluña lo que ha destacado es la "normalidad" en el inicio de las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU), que se iniciaron con los exámenes de Literatura y Lengua Castellana y Literatura y Lengua Catalana. En el examen de Castellano los estudiantes han tenido que optar por un texto de Jorge Luis Borges o un artículo sobre las carreras universitarias, mientras que en la de Catalán la disyuntiva era entre un fragmento de Salvador Espriu o un escrito sobre la extinción de las abejas, además de las preguntas comunes y sobre lecturas obligatorias. Un total de 34.547 alumnos han comenzado las pruebas, de los que 28.383 corresponden a alumnos de Bachillerato, 3.392 de matrícula libre y 2.772 de ciclos formativos de grado superior.

Los exámenes coinciden con otra polémica a propósito del idioma, la protagonizada por la portavoz de la Generalitat, Meritxell Budó, negándose a responder en la rueda de prensa semanal preguntas en castellano que no se le hayan hecho antes en catalán.