Madrid es, sin duda alguna, la ciudad donde la investidura va para largo. El escenario que presenta la capital es similar al que acaba de ocurrir en Murcia, donde PP,Cs y Vox no han conseguido llegar a un acuerdo debido a la negativa de la formación de Abascal.

En otras ciudades como Aragón o en La Rioja tampoco parece haber acuerdos a corto plazo, lo que dificulta la conformación de un gobierno al no ponerse de acuerdo PSOE y Podemos. Por el contrario, los gobiernos de Canarias, Asturias o Castilla y León, parecen estar más cerca del acuerdo.

El problema que nace ahora para los socialistas se encuentra en Navarra, donde el PSN ha cerrado un pacto a cuatro bandas, con PNV, Unidas Podemos e IU.

El apoyo de Bildu es indispensable y por él han preguntado a la portavoz del gobierno insistentemente. Isabel Celaá incluso se ha enfrentado a los periodistas para negar que el PSOE haya negociado con Bildu en Navarra: "El PSN no ha negociado en absoluto con los independentistas", ha asegurado.