El director y fundador de la ONG Proactiva Open Arms, Óscar Camps, habla para Antena 3 Noticias y analiza la situación en la que se encuentran los 147 inmigrantes a bordo de la embarcación. que se encuentra a una milla de la isla italiana de Lampedusa y que está "a la espera de que se cumpla lo que ha ordenado los tribunales italianos que es el desembarco de todas estas personas", explica Camps.

Las patrulleras de Salvini están impidiendo que avance hacia la costa, "eso es lo que ocurrió esta madrugada entre las 2 y las 3 de la mañana cuando el Open Arms iba a entrar en aguas italianas. La Guardia de finanzas se interpuso de la misma manera que lo hizo cuando entró Carola con el See-Watch en el puerto de Lampedusa provocando una mala maniobra y advirtiendo que no iba a ser acogido con cordialidad el Open Arms en Italia", añade el director de la ONG.

España, Portugal, Francia, Alemania, Rumanía y Luxemburgo aceptan acoger a los inmigrantes. El director de la ONG, Óscar Camps, "no ha tenido ocasión todavía" de hablar con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez y afirma que quedaron "en tomar un café pero no se ha producido el encuentro ”

El Tribunal del menor de Palermo también ha ordenado desembarcar a los menores, Camps cuenta que "la Armada italiana tiene un barco allí al lado para hacerlo pero no entendemos porque se alargan, pasan las horas y nadie hace nada mientras tanto hemos ido evacuando, estamos preparando la evacuación de nueve personas más por motivos médicos, en este caso por motivos psicológicos. Vamos haciendo lo que tenemos que hacer que es anteponer la salud de todas estas personas a cualquier otro requisito o forma de trabajar de los italianos en estos momentos, de la guardia costera de la de guardia de Finanzas".

Algunos de los inmigrantes han tenido que recibir "asistencia médica, aunque no es grave, pero la precisan" además "el espacio es muy reducido, hablamos de 190 metros cuadrados, 150 personas con el umbral de violencia de haber sufrido torturas de haber estado encarcelados, haber sido violados, esclavizados durante meses o algunos años" y Camps advierte que "la situación es tensa, en algunos momentos se convierte en violenta y el mar no ha ayudado tampoco porque hemos estado aguantando un temporal con olas muy fuertes".

Después de 14 días rodeados de agua por fin han visto la tierra los 147 inmigrantes a bordo del Open Arms. Un juez les autorizó para poder entrar en aguas italianas y ponerse a salvo de un temporal que caía sobre el Mediterráneo, ante la negativa del ministro del Interior, Matteo Salvini que se niega rotundamente a acoger a los inmigrantes ni tampoco entrar en el puerto y el barco sigue en el agua.