Para Casado "sería una tremenda irresponsabilidad, los españoles ya han votado, y a diferencia de lo que pasó en 2015, hay varias sumas que darían la investidura y si él rechaza esas sumas o no está pactando con contenido, con propuestas, con seriedad con otros partidos, a lo mejor los españoles se dan cuenta de que lo que estaba buscando era unas elecciones o revalidar ese gobierno frankenstein que decía Rubalcaba".

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, denunció que ya han pasado más de dos meses desde las elecciones y cuando finalmente se celebre ese debate habrán pasado casi tres sin que el candidato esté "haciendo su trabajo" a pesar de tener el mandato constitucional de intentar formar gobierno, algo que, si dependiera de él, aseguró, estaría centrando su energía "desde el minuto uno". Subrayó que a los españoles "nos da igual" si el Gobierno "se llama de cooperación o de colaboración" y "cuántas sillas tiene Podemos", lo que quieren la inmensa mayoría de los ciudadanos es "que España funcione", y pidió por ello a Sánchez "que se ponga a trabajar" y que plasme el acuerdo con sus socios.

 

La portavoz de Unidas Podemos en el Congreso de los Diputados, Irene Montero, a través de Twitter criticó: "El 22 de julio es la fecha elegida por el PSOE para el primer debate de investidura. Sánchez camina a una investidura fallida sin negociar nada con nadie para presionar a Cs, pero es posible un gobierno de coalición progresista en julio", reiterando una tesis, la de la investidura fallida para presionar a Ciudadanos a abstenerse, que ya verbalizó el miércoles pasado. "No renunciamos", dijo.