Ley de Memoria Democrática

La nueva Ley de Memoria Democrática queda aprobada definitivamente

La nueva ley declara ilegal la dictadura franquista y las sentencias de tribunales durante el régimen, retira títulos nobiliarios otorgados por Franco y refuerza el compromiso del Estado en la búsqueda de desaparecidos de la Guerra Civil y durante el Franquismo.

Publicidad

El Senado rechaza los vetos del Partido Popular, Vox y Ciudadanos y las más de 500 enmiendas presentadas y aprueba de manera definitiva la nueva Ley de Memoria Democrática. Con esta aprobación, queda declarado como ilegal la dictadura franquista. Tras cinco horas de debate, el texto se publicará en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Con la luz verde del Senado, el Proyecto de Ley reforzará el compromiso del Estado en la búsqueda de desaparecidos de la Guerra Civil y durante el Franquismo.

Este nuevo texto, impulsado por el Ejecutivo de coalición de PSOE y Unidas Podemos, abre la puerta a estudiar posibles vulneraciones de derechos humanos entre 1978 y finales de 1983. Finalmente, han sido 128 los votos a favor y 113 en contra. También han habido 18 abstenciones tras un debate plagado de reproches entre los bloques de la derecha e izquierda.

No solo los partidos de las derechas presentaron enmiendas, sino que también lo hicieron ERC, EH Bildu y Conpromís. Consideran la norma de insuficiente pese a que finalmente no han votado en contra El senador de ERC, Josep Maria Reniu, ha declarado que "es una ley que se queda corta en el justo necesario e indispensable proceso de garantizar el acceso a la verdad, la justicia y la reparación para las víctimas de la dictadura franquista". ERC se ha abstenido.

Saldar una "deuda histórica"

La ley retira los títulos nobiliarios concedidos por Franco, resignifica el Valle de los Caídos y otorga al Estado la responsabilidad de las exhumaciones. Además de declarar ilegal la dictadura franquista, también serán ilegales las sentencias dictadas por tribunales franquistas.

Eva Granados, senadora socialista, se encargaba de cerrar la sesión en el Senado con la siguiente intervención: "Hoy saldamos una deuda histórica con quienes defendieron la democracia cuando fue derribada y sufrieron cárcel, exilio y persecución durante décadas, muchos asesinados en las tapias de un cementerio o en una cuneta, donde aún permanecen sus restos. También saldamos una deuda con sus familiares y sus descendientes y, por fin, con toda la sociedad española".

Críticas entre izquierda y derecha

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, ha declarado que a él le "hubiera encantado que la derecha española soltara lastre. Es una ley perfectamente homologable". Celebra que "de una vez por todas" se "salda una deuda con millones de españoles", refiriéndose así a los familiares desaparecidos durante el franquismo y Guerra Civil.

Por su parte, el PP explica que no era necesaria redactar una ley "sectaria". También denuncian el apoyo de EH Bildu para sacar adelante la Ley de Memoria Democrática: "El pacto con Bildu para aprobar esta ley es una expresión actualizada de quienes en esa época utilizaban la violencia terrorista como método sistemático de actuación".

A Vox le produce una "infinita repugnancia" ver "hablar de dignidad de las víctimas en un texto apoyado por los proetarras". Bolaños defiende que "permitir" a miles de personas "recuperar los restos de sus seres queridos no es de izquierdas ni de derechas".

Publicidad