120.00

Publicidad

Política

Muere Julio Anguita a los 78 años una semana después de sufrir un infarto

El histórico dirigente de Izquierda Unida Julio Anguita ha fallecido este sábado con 78 años después de que hace una semana fuera ingresado en estado crítico tras sufrir una parada cardiaca.

Julio Anguita ha fallecido este sábado pasadas las 11:00 horas en la UCI del Hospital Reina Sofía, donde ha permanecido ingresado durante la última semana. Anguita fue atendido en la mañana del sábado en su domicilio de Córdoba por el equipo de emergencias sanitarias ubicado en la Fuensanta. Los profesionales del 061 tuvieron que aplicarle "maniobras de reanimación cardiopulmonar al encontrarse al paciente en parada cardiaca". A continuación, fue sido trasladado en la UVI móvil del 061 al Hospital Universitario Reina Sofía, donde estuvo ingresado en la UCI.

El también exsecretario general del Partido Comunista sufrió su primer infarto en 1993 durante una campaña electoral en Barcelona y ha sido intervenido del corazón en varias ocasiones.. Incluso publicó 'Corazón rojo.La vida después de un infarto', donde relataba su propia experiencia tras sufrir este problema de salud.

Julio Anguita, malagueño de 1941, comenzó a ser conocido sobre todo por su largo periodo de alcalde de Córdoba. Su profesión era maestro, pero desde las primeras elecciones locales de la Transición –1979– se convirtió en un referente de la izquierda, en competencia muchas veces con los socialistas.

De Córdoba saltó a liderar la candidatura de Izquierda Unida-Convocatoria por Andalucía, la fórmula por la que optaron los comunistas para intentar reforzar el PCE tras el fracaso en las elecciones de 1982, ganadas por el socialista Felipe González.

De Andalucía pasó a liderar a los comunistas en toda España y por añadidura ser el coordinador de IU. El declive del PSOE en los años noventa permitió a Anguita incrementar sus votos hasta el 10% del electorado (21 diputados), los mejores resultados de su formación. El posterior fracaso electoral y sus problemas de corazón le llevan a abandonar la política.

Publicidad