28.010500

Publicidad

Pazo de Meiras

Muebles de la familia real y dos estatuas del Pórtico de la Catedral de Santiago entre los bienes del Pazo de Meirás

El inventario del Pazo de Meirás, realizado por orden de un juzgado de A Coruña, contabiliza un total de 697 bienes, entre ellos Colecciones Reales Españolas que pertenecen a Patrimonio Nacional y también dos esculturas del pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago.

La familia Franco debe devolver al Estado el pazo de Meirás, el próximo jueves 10 de diciembre. El pazo pasará al patrimonio público 82 años después de ser entregado al dictador y como resultado de la ejecución provisional de la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia número 1 de A Coruña que les condenó a su devolución.

De momento es una devolución temporal hasta que se dicte una sentencia definitiva, cuando se agoten todos los recursos judiciales inerpuestos.

La entrega se hará días después de conocer el inventario de bienes realizado por técnicos de la Xunta y de Patrimonio Nacional.

Según el informe, se han recogido 697 bienes por los representantes de la Consellería de Cultura, de ellos 81 en el exterior y 616 en el interior del pazo.

Estatuas, retablos y muebles de la familia real

Entre los objetos, sostiene este informe de 163 páginas, están las estatuas de Abraham e Isaac, esculturas y cuadros de la escritora Emilia Pardo Bazán, pero también retratos de Francisco Franco o de Carmen Polo.

Además, otro documento de Patrimonio Nacional, recoge que hay varios bienes muebles que tienen su origen en las Colecciones Reales Españolas y su titularidad corresponde a Patrimonio Nacional.

Este informe explica que “existe una serie de bienes que claramente fueron creados para su adorno en los primeros años de uso del Pazo de Meirás como residencia oficial del entonces Jefe del Estado”.

También desgrana que hay una serie de muebles que se pueden atribuir al ebanista francés Claude-Charles Saunier (Francia, 1735-1807), dado que “siguen sus modelos”.

Se han tomado más de 1.000 fotografías

Durante la visita realizada el 11 de noviembre se hizo un reportaje fotográfico que contiene 1.021 imágenes, en ficheros JPG, y un reportaje en vídeo compuesto por 80 ficheros MP4 que suponen 13,9 GB.

Las tarjetas de memoria originales en las que se grabaron dichos ficheros fueron entregadas al Juzgado de Primera Instancia número 1 de A Coruña, el mismo día de la visita a la finca.

Devolución calificada de "histórica"

A la entrega del inmueble, fijada para las 11,00 horas, le han precedido numerosas protestas de entidades sociales y organizaciones políticas en demanda de una devolución calificada de "histórica" y de escritos judiciales de una parte y de la otra desde que el pasado 2 de septiembre el juzgado coruñés estimó la demanda interpuesta por el Estado y lo declaró propietario del pazo de Meirás.

El fallo condenó a los herederos del dictador a la devolución del inmueble sin ser indemnizada por los gastos en los que afirmaba haber incurrido para el mantenimiento de la propiedad.

"Donación al jefe del Estado, no a Franco"

En concreto, la magistrada Marta Canales declaró en la sentencia la nulidad de la donación efectuada en 1938 de "la finca denominada Torres o pazo de Meirás al autoproclamado jefe del Estado, Francisco Franco Bahamonde, por carecer del requisito esencial de forma". En su fallo, sostiene que esa donación no se hace a Franco a título personal, como argumentaron los letrados de la familia, "sino al jefe del Estado". Además, concluyó que la compraventa de mayo de 1941 fue una "simulación" con lo que determina la nulidad de la misma, al tiempo que también declaró nula la donación que se recoge en una escritura de noviembre de 1982.

La resistencia de los Franco

Con posterioridad, y tras acordar la jueza la ejecución provisional de la sentencia, los Franco se opusieron a la realización de un inventario de los bienes, pedido por el Estado y acordado por la jueza, además de plantear un aplazamiento de la fecha de entrega del pazo, después de publicarse en medios de comunicación que iban a trasladar los citados bienes. En su último auto, del 4 de diciembre, la jueza nombra al Estado, como éste había solicitado, depositario de los bienes, entre los que se encuentran unos 3.000 volúmenes de la biblioteca de la escritora Emilia Pardo Bazán; las estatuas de Isaac y Abraham del Mestre Mateo y numerosas piezas de valor artístico e histórico.

Y ahora ¿en quién recae la gestión?

Definir los usos y como será la gestión es ahora una de las cuestiones pendientes para lo que la vicepresidenta primero del Ejecutivo central, Carmen Calvo, ha convocado este miércoles una reunión en la Delegación del Gobierno con las distintas administraciones implicadas, aunque el alcalde de Sada, localidad donde se ubica el pazo, ha pedido una "gestión conveniada".

La Xunta, que ya ha solicitado formalmente la gestión, ha propuesto que el inmueble se convierta en un "faro de la igualdad", rindiendo tributo a Pardo Bazán, a la que perteneció el pazo, mientras que, sin obviar recuperar la figura de la escritora, los ayuntamientos de Sada y A Coruña, así como la Diputación coruñesa, plantean incidir en la recuperación de la memoria histórica.

Mientras, en relación a los bienes, los Franco solo podrán retirar aquellos de "estricto uso personal" o los que no comprometan los posibles "usos definitivos" del pazo, declarado Bien de Interés Cultural (BIC), en el año 2008 --durante el gobierno bipartito-- y cuyas visitas gestionaba hasta ahora la Fundación Francisco Franco. Los guardeses, a su vez, tendrán de plazo hasta el 15 de enero para dejar la casa que habitan.

Publicidad