120.00

Publicidad

Crisis migratoria en Canarias

La ministra de Defensa, Margarita Robles, le recuerda a Pablo Iglesias que la política exterior la fija el presidente y la ministra de Exteriores

La crisis provocada por el extraordinario incremento de la llegada de inmigrantes desde las costas africanas a Canarias y su conexión con la actitud de Marruecos ha abierto otra situación incómoda dentro del Gobierno. España intenta una mayor colaboración con Marruecos y Podemos pide un referéndum de autodeterminación en el Sáhara.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha cargado contra el vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, por sus discrepancias en el asunto del Sáhara o la enmienda presentada al proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) relativa a los desahucios. "Formar parte de un Gobierno exige también unas responsabilidades", ha advertido Robles, que cree que las diferencias deben dirimirse en el seno de la coalición y, una vez tomadas las decisiones, todos los miembros del Ejecutivo deben ser "solidarios" y salir en su defensa. "Cualquier miembro del Gobierno puede tener sus opiniones personales, pero el Gobierno es un órgano colegiado y tiene que estar a las decisiones que se tomen", ha insistido. Coincidía en las críticas con otro miembro del Gobierno, el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo.

La política exterior la marcan el presidente y la ministra de Exteriores

En cuanto a la situación de Marruecos y el Sáhara, Robles ha subrayado que la política exterior de un Gobierno la marcan su presidente y la ministra de Asuntos Exteriores. "Eso tiene que quedar muy claro. Cualquier otro miembro del Gobierno que tenga otra posición será a título particular, pero la postura la marcan el presidente y la ministra de Asuntos Exteriores", ha avisado.

Podemos toma postura

Unidas Podemos difundió un comunicado reclamando al Gobierno que actúe para garantizar la celebración de un referéndum de autodeterminación en el Sahara Occidental, la antigua colonia española que administra Marruecos. Pide que se trabaje con Naciones Unidas para "detener la guerra" y "cumplir las resoluciones" del Consejo de Seguridad. La toma de postura se produce ante una nueva crisis entre el régimen marroquí y la República Árabe Saharáui Democrática, que reivindica el territorio. Declaró "el estado de guerra", tras años de alto el fuego, ante un ataque de fuerzas marroquíes contra una manifestación de activistas saharauis en Guerguerat, puesto fronterizo que conecta el Sahara Occidental con Mauritania, que protestaban por el inicio de las obras de una carretera. Pablo Iglesias lo difundió en redes sociales.

Viaje de Marlaska

La toma de postura de Podemos sobre un tema de gran importancia y sensibilidad para Marruecos ha coincidido con esta crisis y la de inmigración en Canarias, donde han aumentado considerablemente las llegadas de cayucos con norteafricanos, muchos de ellos marroquíes. Y ha sido prólogo de la visita a Rabat del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que quiere hablar de esos 18.000 irregulares, muchos de ellos solo en el último mes, que han llegado a Canarias este año. La mitad al parecer son marroquíes. El viaje de Marlaska se ve como un intento de pactar con Marruecos nuevos mecanismos de repatriación de sus nacionales y de estudiar cómo reforzar el control marroquí de las costas atlánticas.

Publicidad