El líder de la plataforma BCN Canvi, Manuel Valls, ha cargado contra Cs y su estrategia, así como su postura ante Vox, y ha avisado: "Además de sectaria, es una estrategia equivocada que provoca el sentimiento de que se ha sacrificado Catalunya por ventajas electorales en el resto de España".

El exprimer ministro francés ha asegurado en su primera rueda de prensa en el Ayuntamiento que mantendrá su cargo como edil en Barcelona, ha dicho dos días después de que Cs anunciara la ruptura con su plataforma por haber apoyado la investidura de la de nuevo alcaldesa, Ada Colau.

Esta ha sido la primera intervención de Valls después de la ruptura, por la que Cs creará un grupo propio en el Ayuntamiento en el que también se integrará como independiente el exministro socialista Celestino Corbacho, tras una decisión que Valls ha tachado de "incomprensible", aunque ha dicho que la respeta y ha rechazado entrar en más críticas sobre él.

Valls no deja claro si formará un nuevo partido. Ha garantizado que continuará como concejal en la oposición en Barcelona, aunque sea desde una posición modesta -con él y Eva Parera en su grupo- y ha asegurado que su compromiso sale reforzado de los últimos acontecimientos: "Aspiro a resultar útil a mi ciudad", a Cataluña y al resto de España y Europa.

La portavoz nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha advertido a Valls que "a Ciudadanos no nos va a dar lecciones de defensa del constitucionalismo nadie" y ha subrayado que la formación naranja no va a recibir "lecciones de aquellos que han hecho alcaldesa de Barcelona a una de las personas más sectarias y populistas que tenemos en España".