El expresidente de Estados Unidos Barack Obama ha llegado al aeropuerto de Málaga-Costa del Sol en un vuelo privado, con la intención de impartir una conferencia a ejecutivos de una multinacional tecnológica, SAP, en Marbella. Para la llegada y el traslado se ha establecido un amplio operativo de seguridad. Poco después ha salido un convoy de vehículos del aeropuerto hacia el centro de Málaga capital, que ha recorrido los paseos marítimos de la ciudad, también con un gran dispositivo policial.

Obama tiene previsto participar en un acto privado en un hotel de Marbella que, por un contrato de confidencialidad con los organizadores, no informa del evento, restringido a los directivos de la multinacional, que llevan días hospedados en Marbella. La visita de Obama a Málaga se produce dos meses después de su participación en la Cumbre Mundial del Turismo celebrada en Sevilla. Ya entonces, su embajador, comentó lo que había disfrutado con la visita.

Le acompaña su esposa Michelle, que con su hija Sasha ya visitaron Andalucía en 2010, cuando él todavía era presidente de Estados Unidos, viaje en el que se alojaron en Benahavís (Málaga) y visitaron Marbella, Ronda y Granada, entre otras localidades.