Los autores de los atentados de Cataluña, en los que 16 personas fueron asesinadas, diseñaron su plan entre Alcanar y Ripoll para ponerlo en marcha en puntos emblemáticos de Barcelona. Sin embargo, la explosión en la vivienda donde acumulaban los artefactos hizo que improvisaran.

Tras el ataque con furgoneta en La Rambla, cuatro de los terroristas huyeron a Cambrils donde fueron abatidos. El otro implicado se dio a la fuga e intentó huir a Francia pero le encontraron en Sant Sadurní d'Anoia. Repasamos los lugares marcados por la tragedia.

Alcanar:

Una fuerte explosión sacude la urbanización Montecarlo en Alcanar, en Tarragona. La primera hipótesis apuntaba a que la explosión se había producido por la acumulación de gas, pero horas después encontraron numerosas bombonas de butano y 100 kilos de explosivos.Tras los atentados de Barcelona se supo que los terroristas habían 'okupado' ese chalé, y que pretendían construir unos cinturones explosivos que estallaran apretando un botón.

Ripoll:

Los terroristas no eran lobos solitarios ni se radicalizaron a través de Internet. Eran de origen magrebí pero nacieron en este pueblo de Girona. En la mezquita mantuvieron contacto con Abdelbaki Es Satty, el imán y sospechoso de ser el líder de la célula. Tras conocerle, los jóvenes pasaron de fumar porros, salir con sus amigos y llevar una "vida normal" a aislarse en la mezquita, evitar mirar a las mujeres y "sermonear" a otros para que rezaran más.

Barcelona:

A las 16:50 se desató el horror. La furgoneta entró en la zona peatonal haciendo eses, arrollando a todo el que pilla. Frena en el mosaico de Joan Miró y se da a la fuga. Los Mossos buscan desesperadamente al terrorista. Se confirma que no está atrincherado en la zona y quienes se habían refugiado en los locales próximos salen de nuevo a la calle. Después se supo que este ataque fue improvisado tras la explosión de Alcanar.

Cambrils:

Entrada la madrugada, un tiroteo sorprende a los turistas cerca del paseo marítimo de la localidad. Cinco jóvenes pretenden arrollar a los viandantes, pero son interceptados por la policía y al no deponer su actitud, son abatidos.

Subirats:

Younnes Abbouyaqoub fue abatido en esta localidad, a unos 45 kilómetros de Barcelona, tras cuatro días de búsqueda. Varios vecinos aseguran haber visto al sospechoso. Le localizan solo y escondido entre unos viñedos. Le pidieron que se identificaran, pero mostró un chaleco de explosivos, por lo que fue abatido.