DEJA DE REPRESENTAR A MANOS LIMPIAS

López Negrete afirma que sin ella, la conducta de la Infanta "hubiera quedado impune"

La abogada de Manos Limpias, la única acusación que pedía la condena de la Infanta Cristina, ha explicado que deja a su cliente al dar por "cumplida" su misión y que no recurrirá la sentencia en caso de que el colectivo decidiera presentarlo. "Mi trabajo termina aquí. Yo no voy a recurrir. Yo no represento más a un cliente con esas características", ha asegurado la letrada.

Virginia López Negrete ante los juzgados de Palma

Publicidad

Virginia López Negrete, abogada del pseudosindicato Manos Limpias, ha afirmado que, si ella se hubiera retirado del caso Noos, la conducta de la Infanta Cristina "hubiera quedado impune" y "no se hubiera hecho justicia", si bien no ha aclarado si recurrirá la sentencia.

Manos Limpias era la única acusación que pedía la condena de la Infanta Cristina y, tras la absolución de los delitos contra la Hacienda Pública de los que le acusaba, y ha sido condenada a pagar las costas del juicio. El tribunal de Noos ha sentenciado que Cristina de Borbón pague "conjunta y solidariamente" junto a Urdangarin 265.088,42 euros en calidad de corresponsable civil a título lucrativo, algo de lo que sí la responsabilizaban el resto de las acusaciones.

Pero López Negrete sostiene en un comunicado que, a pesar de las "presiones terribles" que ha tenido que soportar, ella se mantuvo en el caso ejerciendo la acusación particular y, si no lo hubiera hecho, la conducta de la Infanta "hubiera quedado impune". "Lo cual hubiera sido un gravísimo ataque a la justicia en este país", sostiene la letrada, quien insiste: "sin la institución de la acusación particular a la que yo he representado no se hubiera hecho justicia".

La abogada de Manos Limpias en el caso Noos, ha dejado a su cliente al dar por "cumplida" su misión y no recurrirá la sentencia dada a conocer este viernes. López Negrete ha avanzado su decisión de dejar la representación del colectivo y de no encargarse del recurso en el caso de que Manos Limpias decidiera presentarlo. "Mi trabajo termina aquí. Yo no voy a recurrir. Aquí termina todo, y yo no represento más a un cliente con esas características", ha dicho la abogada.

"Yo no represento más a un cliente con esas características"

López Negrete afirma que su esfuerzo "ha valido la pena al permitir que haya una sentencia histórica" en que "una Infanta de España ha sido condenada justamente como autora de lo penado en el artículo 122 de nuestro Código Penal". Ese artículo determina que "el que por título lucrativo hubiere participado de los efectos de un delito, está obligado a la restitución de la cosa o al resarcimiento del daño hasta la cuantía de su participación".

A su juicio, esta sentencia ha devuelto "cierta confianza" en la Justicia a los españoles "al comprobar que, al menos en esta ocasión, se aplica la igualdad ante la ley" consagrada en la Constitución.

La abogada ha felicitado las magistradas por "su buen hacer" que ha permitido a los acusados un juicio justo en "igualdad de condiciones a cualquier ciudadano". De hecho, afirma que por primera vez "una hija y hermana de rey" ha sido juzgada "en igualdad de condiciones respecto a cualquier ciudadano de a pie". "No es agradable ver a una persona sentada en el banquillo, y aún menos a una hija y hermana de Reyes de España, pero ello ha demostrado, sin ninguna duda, que todos somos iguales ante la ley y mucho más tras este proceso, pero del mismo modo creo que existen obligaciones exigibles a personas que representan determinadas instituciones, que si bien las hacen distintas, no lo son ante la ley", ha explicado.

"No es motivo de satisfacción la condena de nadie, y tampoco de los acusados condenados en este proceso. Como ciudadana española no aplaudo determinadas posturas y actitudes pero sí me siento orgullosa del funcionamiento de la justicia en este procedimiento histórico, difícil y lleno de obstáculos de toda índole y origen.

La abogada ha agradecido el apoyo recibido de ciudadanos y compañeros y ha cerrado su comunicado con una máxima que -dice- intenta aplicar en su vida: "Paciencia, prudencia, perseverancia".

Publicidad