El PSOE y Ciudadanos han cerrado un pacto en Castilla-La Mancha para gobernar en los ayuntamientos de Albacete, Ciudad Real y Guadalajara y en una veintena de localidades de las provincias de Albacete, Ciudad Real, Toledo y Guadalajara. El acuerdo establece que ambos partidos se repartirán los cuatro años de mandato en los consistorios de Albacete y Ciudad Real, comenzando el candidato de Cs. La misma fórmula, aunque a la inversa, se seguirá en Ciudad Real.

En cuanto a la ciudad de Guadalajara, el nuevo alcalde será socialista gracias al apoyo de Ciudadanos, que colocará a uno de sus concejales electos como teniente de alcalde.

De esta forma, ambas formaciones políticas arrebatan el poder municipal al PP en feudos tradicionalmente populares como han sido las ciudades de Albacete y Guadalajara.

En Castilla y León el pacto es la revés, PP con Cs. El líder del Partido Popular de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, será presidente de la Junta de Castilla y León al acceder a las peticiones de Ciudadanos. Los candidatos de la formación naranja presidirán los ayuntamientos de Burgos y Palencia y las diputaciones de Segovia y Burgos.

En Murcia, con el apoyo de Vox, PP y Ciudadanos compartirán gobierno.

Continúan las negociaciones y la incertidumbre en Madrid, Aragón y Canarias.