La localidad de Torrelameu, en Lleida, retira todas las señales de STOP de sus calles. En su lugar está colocando otras con la misma forma y color en las que pone ‘PAREU’ (‘Parad’ en catalán).

Su alcalde, Carles Comes de ERC, ha ordenado la retirada de las señales de STOP, de momento solo se han sustituidos 9 de las 27 que hay en las calles de este pueblo de 742 habitantes, pero la intención es cambiarlas todas. Desde el Ayuntamiento defienden que tienen la patente y que se han cumplido todos los trámites del Ministerio de Industria.

“Lo que tenemos que hacer es respetar la señal en sí” explica el alcalde de Torrelameu en Espejo Público.

Una situación que está generando polémica y división entre los que defienden su legalidad y los que piden su prohibición.