Tabla explicativa de la ley D'Hondt y de su uso en las próximas elecciones gallegas y vascas 2020

Publicidad

Elecciones Gallegas y vascas 2020

La ley D´Hondt aplicada a las elecciones vascas y gallegas 2020

La ley D’Hont y el sistema electoral español vuelven a condicionar los resultados de las elecciones gallegas y vascas 2020.

En resumen
  • Este sistema electoral obliga a llegar al 5% de los votos para tener representación parlamentaria
  • Es un sistema que favorece la formación de grandes mayorías

Siempre que se acercan unas elecciones, como es el caso de las elecciones gallegas y vascas 2020, se empiezan a hacer cuentas sobre los posibles resultados electorales y pactos, directamente influidos por la ley D´Hondt.

La ley electoral en España se basa en un sistema de reparto de cargos electos en proporción a los votos conseguidos por las candidaturas, es decir, es una forma de adjudicar escaños de acuerdo a los votos obtenidos por cada una de las candidaturas, en este caso en las elecciones gallegas y vascas 2020.

Así funciona la ley d'Hondt

El sistema D´Hondt reparte el número de escaños a partir de los votos obtenidos, pero a los partidos más votados.

Imaginemos unas elecciones a las que se presentan cinco partidos, entre los que deben repartirse siete escaños, obteniendo cada uno de ellos un determinado número de votos.

Lo primero que hace este sistema es eliminar aquellos partidos que vayan a obtener menos de un 5%. Este porcentaje es el umbral electoral exigido para obtener una representación. Por eso, se dice que favorece la composición de mayorías perjudicando a los partidos menos votados.

A continuación, tocaría construir una tabla en la que iríamos dividiendo para cada partido el número de votos recibido por el número de escaños, es decir, se cogería el número de votos de un determinado partido y lo dividiríamos hasta en siete veces poniendo lo que nos dé el cociente en la tabla.

Estas operaciones las repetiríamos para cada número de votos obtenidos por cada uno de los partidos que se presentan a las próximas elecciones autonómicas del 2020, y que hayan superado el umbral de porcentaje necesario para tener representación parlamentaria. Así tendríamos la tabla de la imagen superior.

Por último, deberíamos seleccionar los valores más altos de la tabla colocándolos de mayor a menor. Así, cada partido obtendría tantos escaños como el número de dichos valores tenga en la tabla.

Así es como funciona este sistema de reparto, poco proporcional, que favorece la formación de grandes mayorías, dejando fuera partidos menores. El objetivo inicial era favorecer la gobernabilidad evitando que los parlamentos quedaran muy fragmentados.

Publicidad