Ley de amnistía

Lambán se niega a votar a favor de la amnistía en el Senado porque sería "una insoportable deslealtad" consigo mismo

El senador del PSOE no querido votar en el pleno de la Cámara Alta.

Publicidad

"No puedo votarla a favor porque incurriría en una insoportable deslealtad conmigo mismo". Son las palabras de Javier Lambán, senador del PSOE y expresidente de Aragón, sobre la ley de amnistía. Este martes el Senado ha dilatado la ley de amnistía al vetar su aprobación. Ahora la norma volverá al Congreso de los Diputados para que se apruebe finalmente. Lambán no querido votar en el pleno de la Cámara Alta.

Lambán afirma que de haber apoyado la amnistía "incurriría en una insoportable deslealtad" consigo mismo, porque entraría en "contradicción flagrante" con sus convicciones éticas y políticas, y porque está convencido de que no le prestaría ningún servicio ni a su país ni a su partido. Así lo ha manifestado en una carta dirigida al portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Juan Espadas.

"Tratando de dar una solución equilibrada, solo he encontrado la de no participar en la votación, pensando en mis compañeros de Aragón, y, a la vez, evitando dar mi apoyo por activa o por pasiva a algo que creo que honradamente que está agravando el problema de la convivencia en el resto del país", ha remarcado en su carta. El senador aragonés considera que la amnistía está "perjudicando la salud de la democracia".

Ha querido aclarar que lo hace con "todo el respeto a la dirección del partido y al grupo parlamentario". Recuerda que no es la primera vez que "se altera la unanimidad del voto socialista en relación con la cuestión catalana", ya que lo hicieron años atrás los diputados del PSC en relación con el "derecho a decidir" con el 'procés' ya en marcha".

La ley de amnistía vuelve al Congreso, algo que han criticado y afeado la mayoría de portavoces al Partido Popular. La tramitación de la amnistía se alargará. Los afines a la norma hablan de "teatro" en el Senado que no servirá de nada cuando llegue a la Cámara Alta. El PP defiende que seguirá cumpliendo con su "obligación" y que la amnistía "no es de convivencia", es de "pura conveniencia", según Antonio Silván. La previsión es que el pleno del Congreso apruebe la norma dentro de dos o tres semanas.

La carta de Javier Lambán

Estimado Juan:

Desde que formo parte del Grupo, siempre he votado de acuerdo con el mandato de la dirección. Pero la Proposición de Ley Orgánica de amnistía para la normalización institucional, política y social en Cataluña me emplaza a un planteamiento diferente.

Como secretario general de los socialistas aragoneses, una responsabilidad que quiero ejercer de manera coherente hasta el último día, he reflexionado mucho sobre qué hacer en la votación del día de hoy para no añadir más dificultades a las que se ya se enfrentan mis compañeros en las instituciones a cuenta de la Ley de Amnistía, muy mal aceptada por la sociedad aragonesa y convertida en arma predilecta de la derecha contra ellos, lo cual les obliga al empeño constante de negar al PP la complicidad que espera del PSOE-Aragón para sus fines partidarios.

Pero como español, como aragonés y como socialista, he venido oponiéndome repetidamente a esa ley. Las razones las he expuesto estos meses pasados hasta la saciedad: en mi modesta opinión, vulnera la igualdad de todos los españoles ante la ley; pone en quiebra la separación de poderes, clave de la democracia, y, en última instancia, socava la autoridad moral y política del Estado para hacer frente ahora y en el futuro al independentismo, que no dejará nunca de intentar la vía de la secesión porque forma parte de su razón de ser.

Por todo ello, no puedo votarla a favor, porque incurriría en una insoportable deslealtad conmigo mismo, porque entraría en contradicción flagrante con mis convicciones éticas y políticas y porque estoy convencido que no le prestaría ningún servicio ni a mi país ni a mi partido.

Así pues, tratando de dar con una solución equilibrada, solo he encontrado la de no participar en la votación, pensando en mis compañeros de Aragón y, a la vez, evitando dar mi apoyo por activa o por pasiva a algo que creo honradamente que está agravando el problema de convivencia en el resto del país y perjudicando la salud de la democracia, dicho sea con todo el respeto a la dirección del partido, al grupo parlamentario y a ti en particular.

Por lo demás, no es la primera vez que se altera la unanimidad de voto socialista en relación con la cuestión catalana: ya lo hicieron hace algunos años los diputados del PSC en relación con el "derecho a decidir" con el 'procés' ya en marcha.

Compañero Juan: sabes que tienes toda mi consideración y que, como senador autonómico nombrado por las Cortes de Aragón, te ayudaré en todo lo que pueda.

Un fuerte abrazo

Publicidad