El fiscal superior de Cataluña, Francisco Bañeres, ha presentado su escrito de acusación contra el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en la causa que tiene abierta por desobedecer la orden de la Junta Electoral Central (JEC) de retirar los lazos amarillos de las instituciones durante la campaña previa a las elecciones generales. Pide para él un año y ocho meses de inhabilitación especial y multa de 30.000 euros.

El ministerio público entiende que Torra incurrió en un delito de desobediencia por haber desoído las órdenes de la Junta Electoral Central, lo que le podría acarrear una inhabilitación para ejercer cargos públicos electivos en cualquier foro, ya sea autonómico, nacional o europeo, y para el ejercicio de funciones de gobierno. La JEC exigió al presidente de la Generalitat que retirara los lazos amarillos de todos edificios públicos de la Administración autonómica en el plazo de 48 horas, con el objetivo de que se mantuviera la neutralidad política durante la campaña para las elecciones. Torra “procedió consciente y deliberadamente”, dice el fiscal, a desatender el requerimiento y mantuvo los lazos, aunque fuera [[LINK:INTERNO|||Video|||5c90e5567ed1a8290f114d1b|||de “manera encubierta”]] cambiando los carteles y colocando imágenes, fotografías o mensajes con una "simbología general de la misma naturaleza ideológica y partidista”.

Torra ha reaccionado a la petición de la Fiscalía en un mensaje en su cuenta de Twitter considerando que le piden esta condena por "defender la libertad de expresión". "Hay que volver a ejercer y defender cada derecho negado. Lo volveremos a hacer", ha añadido Torra.