Cataluña

JxCat renuncia a estar en la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat

Sin intenciones de modificar sus principales propuestas a pesar de que Pere Aragonès tendiese la mano a posibles cambios, los de Borràs se retiran de la mesa de diálogo por el "veto" a los indultados del procés.

Publicidad

La crisis en el Govern de la Generalitat es cada vez más palpable. La negativa del presidente de la comunidad, Pere Aragonès, sobre la participación de los tres representantes propuestos por su socio de gobierno, JxCat, en la mesa de diálogo con el Ejecutivo, no ha sentado nada bien a los de Borràs. Por eso, han decidido no ceder y renunciar a la reunión definitivamente.

Así lo ha anunciado en una rueda de prensa este martes por la tarde el secretario general de JxCat, Jordi Sànchez, que ha señalado que cambiar de representantes sería "una mala praxis aceptar de entrada las exigencias que el Gobierno plantea".

JxCat culpa al Gobierno del "veto" y no al president

El "veto", asegura, es cosa del Gobierno y no de Aragonès. Aunque ha sido él mismo el que hoy anunciaba la exclusión de los nombres propuestos por JxCat alegando que no forman parte del Govern.

"Por la relación que tengo con Pere Aragonès, es inconcebible que Pere Aragonès nos haya vetado. Pero estoy convencido de que es lo mismo que paso con Oriol Junqueras, cuando se propuso su nombre para estar en la Mesa de Diálogo. Los elementos son muy claros", ha asegurado subrayado.

"La Moncloa y el Gobierno de Pedro Sánchez nos ha vetado porque no están en posición de resolver el conflicto en los términos del derecho a la autodeterminación y de la amnistía". De esta forma, Jordi Sànchez insiste, un vez más, de que son "víctima" del veto español por presentar a dos indultados a la reunión.

Las sillas de JxCat estarán vacías

Lo cierto es que las tres caras por las que apostaban los nacionalistas catalanes eran Jordi Sànchez y Jordi Turull, dos de los presos del "procés" indultados el pasado junio, y una tercera que, a pesar de ser una alta representante de su partido en el Congreso, no lo es en el misma Generalitat, Míriam Nogueras.

El president les había propuesto cambiar de representantes para poder sentarse en las sillas de la mesa de diálogo frente al mismo Pedro Sánchez. "La puerta es abierta, la puerta de la delegación está abierta. Los nombres de miembros del Gobierno catalán los aceptaré y no tengo ningún motivo para dudar de ninguno de los 'consellers' de la Generalitat", insistía Aragonès.

Sin embargo, JxCat ha asegurado que "no aceptaremos ningún silencio a cambio de un indulto" y por ello mismo, no retrocederán en su decisión.

Publicidad